Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urdangarin negoció en el Palacio de Marivent contratos con el Gobierno balear

En septiembre de 2003, recibió en la residencia de los Reyes a Matas y a 'Pepote' Ballester

Iñaki Urdangarin.
Iñaki Urdangarin.

Iñaki Urdangarin, yerno del Rey, marido de la infanta Cristina y Duque de Palma, negoció con dirigentes del Gobierno balear del PP contratos para Nóos, su instituto sin ánimo de lucro, desde el mismo Palacio de Marivent, la residencia habitual de los reyes de España durante las vacaciones de agosto. Así lo reflejan algunos de los testimonios recabados por la investigación judicial en la causa abierta por supuesta apropiación indebida de fondos públicos, malversación de caudales y fraude a la administración en la que ya está imputado el Duque de Palma y por la que deberá declarar ante el juez el próximo 25 de febrero.

La causa se abrió a raíz del hallazgo de documentación sobre convenios de colaboración entre el instituto presidido por Urdangarin, Nóos, y diversos organismos públicos dependientes del Gobierno balear. El rastro y el coste de dichos convenios aparecieron en los registros efectuados por orden judicial durante la instrucción del caso Palma Arena, en el que se investiga el sobrecoste de más de 60 millones de euros en la construcción de un polideportivo cuyas obras se licitaron por 43 millones.

La relación de Urdangarin con el Gobierno de  Matas arranca al final del verano de 2003

Aunque el caso Urdangarin no tiene relación directa con aquellos hechos del 'caso Palma Arena', algunos de los organismos públicos implicados en la supuesta adjudicación irregular de numerosos contratos relacionados con el polideportivo fueron los mismos organismos que firmaron convenios de colaboración con el instituto presidido por el Duque de Palma. Dichos convenios permitieron a Urdangarin ingresar 2,3 millones de euros para organizar dos eventos en 2005 y 2006 que, pese a que su instituto no tenía ánimo de lucro, le dejaron cerca de un millón de euros de beneficio que desvió hacia empresas privadas de su propiedad o de Diego Torres, su socio principal que ya está imputado en el caso.

La relación de Urdangarin con el Gobierno de Jaume Matas arranca al final del verano de 2003, cuando supuestamente sirvió de intermediario para que el Ejecutivo autonómico comprase el equipo ciclista Banesto a cambio de 18 millones de euros durante tres años. En esa negociación, quedó colgando algún contrato menor para montar un gabinete de prensa en relación con el equipo ciclista e incluso explotar comercialmente la nueva marca. En esos negocios se metió Urdangarin a través del que entonces era director general de Deportes, José Luis Ballester, amigo de la familia real.

Fue con Ballester y con Jaume Matas con quienes trató en el Palacio de Marivent de ciertos negocios relacionados con el patrocinio deportivo y turístico de la isla. Los negocios de Urdangarin con el Ejecutivo de Matas empezaron con la 'venta' del equipo ciclista Banesto al Gobierno balear.

Aquella relación que arrancó en el verano de 2003, se fue consolidando hasta conseguir que el Gobierno balear sufragase en 2005 y 2006 sendos congresos donde se intentaba promocionar la isla como destino turístico en relación con el deporte de élite.

En sus declaraciones ante el juez, el socio principal de Urdangarin, Diego Torres, sostuvo que los contactos para lograr los contratos del Gobierno balear los llevó a cabo Urdangarin “que ya conocía al señor Ballester del ámbito deportivo”. Torres confesó al juez que el Duque de Palma hacia labores de gerencia en el instituto Nóos y que no cobraba nada por ellos aunque “sí cobraba por los servicios a través de la empresa de la que era administrador, llamada Aizoon, en razón de los estudios y proyectos que realizara”.

Aizoon fue una de las empresas privadas a las que Urdangarin y su socio desviaron fondos públicos logrados del Gobierno balear.

 

Más información