Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PEDRO MORENÉS |DEFENSA

Un empresario vasco para los apuros presupuestarios de Defensa

Secretario de Estado de Seguridad tres veces, era interlocutor informal con el ministerio de Chacón

Pedro Morenés fue secretario de Estado de Seguridad con Mariano Rajoy.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés Eulate (Getxo, Vizcaya, 1948) es un viejo conocido de Mariano Rajoy, de quien fue secretario de Estado de Seguridad cuando el nuevo presidente del Gobierno era ministro del Interior, y también del Ministerio de Defensa, cuya secretaría de Estado ocupó en la primera legislatura de Aznar, con Eduardo Serra como ministro. También fue secretario de Estado en el departamento de Ciencia y Tecnología con Josep Piqué.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y en Dirección de Empresas por la de Deusto, la mayor parte de su carrera la ha dedicado a la actividad empresarial, a la que volvió tras la victoria electoral del PSOE en 2004. Durante los últimos ocho años ha sido secretario general del Círculo de Empresarios y presidente del Consejo de Administración de Construcciones Navales del Norte. Actualmente dirige la filial española de la empresa europea de misiles MDBA y, desde hace pocas semanas, Seguribérica, la firma que presta seguridad a los atuneros españoles que faenan en el Índico.

Menos conocido es, sin embargo, que a lo largo del último año ha actuado como interlocutor informal del PP con el Ministerio de Defensa. En varias ocasiones se ha reunido con el secretario de Estado, Constantino Méndez, quien le ha facilitado información de primera mano sobre los problemas presupuestarios del departamento, que en los próximos años debe afrontar pagos por más de 30.000 millones de euros derivados de los grandes programas de armamento comprometidos en la última década. Morenés, que ha trasladado esta información a Rajoy, sabe de lo habla, ya que el sistema que ahora amenaza con colapsar –los anticipos a cuenta del Ministerio de Industria-- se puso en marcha con los primeros gobiernos del PP.

La elección de Morenés, un vasco español hasta la médula, con un perfil más de gestor que de político, significa que, en una época de recortes y restricciones presupuestarias, Rajoy ha identificado que el mayor problema al que se enfrentan las Fuerzas Armadas es cómo apretarse el cinturón sin que se resienta la operatividad. Una tarea que no resultará fácil.