Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento gallego vota las cuentas de 2012 que revisará tras las del Estado

Los nuevos presupuestos de la crisis recortan en sanidad, educación y gasto social

La conselleira de Facenda, Marta Currás y el de Presidencia, Alfonso Rueda.

En 2012, de previsión de profunda crisis, Galicia verá mermados los presupuestos en educación, en sanidad y en programas sociales. La oposición puso ayer el grito en el cielo en el debate plenario (del que se ausentaron el presidente de la Xunta y la presidenta del Parlamento —que se incorporó a media tarde— para asistir a la investidura de Rajoy) y contrapuso los recortes al “crecimiento del capítulo de gastos corrientes de la Presidencia de la Xunta destinado a personal y mantenimiento de la residencia oficial de Monte Pío”. “Debería caérseles la cara de vergüenza”, clamó el diputado nacionalista Alfredo Suárez Canal. “Estos son unos presupuestos que tiran la toalla. Hay más gasto dentro que fuera”, detalló.

En el último pleno de los presupuestos de la Xunta de esta legislatura antes de su aprobación —que según reconoció el PP serán revisados tras la prórroga de los estatales por el nuevo Gobierno central— el “único programa social que crece es de la propaganda”, protestó Suárez Canal en alusión al programa de comunicación social. Frente a ello “caen los de promoción de política social y de creación de empleo”. Nacionalistas y socialistas reprobaron ayer la “supresión” de la partida de 95.000 euros destinada a mujeres en riesgo de exclusión social que el PP aseguró que mantiene, aunque bajo otro epígrafe.

“Nueve de cada 10 euros corresponden a gasto corriente”, denunciaron PSOE y BNG. “La Xunta no cree en sus capacidades”, afirmó el socialista José Manuel Lage.

El BNG propuso subir el IRPF para rentas de más de 100.000 euros

El portavoz del PP, Antonio Rodríguez Miranda, acusó a la oposición de utilizar un “discurso retórico e ideológico” y aseguró que el Gobierno de Feijóo “bajó el gasto corriente y los de gabinete y redujo en un 50% el gasto en políticos con la supresión de 52 delegados, justo lo que ustedes subieron”.

Revisión tras los del Estado

El debate económico estuvo mediatizado por el reconocimiento de que estos presupuestos deberán revisarse en abril, tras la aprobación de la prórroga de los del Estado. Un hecho que afectará “a la baja” a aspectos como la tasa de reposición en la oferta pública de empleo, establecida en Galicia en el 10%. El diputado nacionalista Carlos Aymerich demandó dos excepciones para las plazas afectadas por sentencias y para servicios públicos básicos y pidió la supresión del plus de altos cargos, el fin de la colaboración público-privada, el pago anticipado a los ayuntamientos y el aumento de la presión fiscal “a quienes más tienen”.

Aymerich propuso subir el tramo autonómico del IRPF al 24,5% para rentas mayores a los 100.000 euros y aumentar el número de personas sujetas al Impuesto sobre el Patrimonio, al bajar el patrimonio exento desde los 700.000 —excluida la vivienda habitual— hasta los 300.000 euros. La portavoz económica del PSOE, María José Caride, pidió al PP un compromiso con “la universalidad de la sanidad pública, del transporte escolar y el rechazo al copago sanitario”. Caride demandó, además, un aumento del 3% de las pensiones no contributivas y un aumento equivalente para la Risga para “proteger a los más desfavorecidos”.

El PP rechazó la enmienda del PSOE de universalizar la sanidad pública

En la misma línea que el BNG, el PSOE presentó enmiendas para ampliar el crédito para becas universitarias, la subida de entre uno y dos puntos del tramo autonómico del IRPF en rentas que vayan de 60.000 a más de 150.000 euros y para restringir las remuneraciones de directivos y miembros de consejos de administración dependientes del Gobierno gallego.

Los dos grupos de oposición reprobaron que familias con ingresos menores a 23.000 euros y con hijos de menos de tres años a su cargo no puedan recibir la ayuda prevista por presentar la declaración de la renta.

El PP rechazó las enmiendas. El portavoz popular Alberto Sueiro tildó de “decoraciones políticas sin contenido presupuestario” las afirmaciones sobre el copago y la universalidad de la sanidad y rechazó las modificaciones fiscales, “ya que su efecto no se notará hasta 2013” y porque los presupuestos “no son la ley adecuada”.

Lugo esquiva los recortes y sube un 1,8% su presupuesto

El compromiso del equipo de gobierno son los servicios sociales y el empleo”. Con esta frase resumió el alcalde de Lugo, el socialista Xosé López Orozco, los principios que inspiran los presupuestos municipales para el próximo año. Sus socios de gobierno, el BNG, resaltaron las mismas prioridades, en palabras del teniente de alcalde, Antón Bao: “Vamos a mantener la cobertura social, no se detrae ningún céntimo e incluso se aumenta lo que se destina a la gente. No vamos a dejar tirado a nadie”.

Pese a la crisis, el presupuesto para 2012, que se debatirá en pleno el próximo 28 de diciembre, se incrementa un 1,8% respecto a este año hasta alcanzar casi 92 millones de euros. Eso sí, los funcionarios volverán a tener el sueldo congelado durante el próximo ejercicio. Para compensarlo, el gobierno local convocará oposiciones a fin de hacer fijas las plazas que en la actualidad ocupan interinos. Las tasas municipales y los precios públicos se incrementan un 3% y los ciudadanos tendrán que pagar un 5% más por el recibo del agua.

Más información