Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Jerez pagó 11,5 millones en gratificaciones en 2010

Una auditoría externa señala el “control ineficaz” de la etapa socialista

María José García Pelayo, alcaldesa de Jerez.

El Ayuntamiento de Jerez gastó 11,5 millones de euros en el pago de gratificaciones a la plantilla municipal durante el pasado año 2010. Solo el coste por este concepto aumentó en los últimos cuatro años un 86%. Es uno de los datos que arroja una auditoría externa encargada por el gobierno municipal del PP, que preside la alcaldesa María José García Pelayo, para esclarecer las cuentas del periodo del 2006 al 2010, la etapa socialista en el consistorio jerezano.

En esos años, el Ayuntamiento estaba inmerso en un severo plan de saneamiento por una deuda superior a los 400 millones de euros. Sin embargo, el caos financiero no impidió —según la empresa auditora ATD auditores SL— que el capítulo de personal se incrementara en un 60%, hasta absorber el 34% del presupuesto anual.

El informe destaca que la contratación de personal en el Ayuntamiento evidencia “un nivel de control ineficaz”. No en vano, hasta el 75% de los 2.500 trabajadores municipales accedieron al Ayuntamiento sin hacer oposiciones.

La auditoría se limita a analizar la gestión del Consistorio, dejando al margen las empresas municipales y los organismos autónomos. En el capítulo de personal, se centra, por tanto, en un total de 1.998 trabajadores, de los que 619 son funcionarios, ocho son interinos y 1.311 son laborales. Al margen de la productividad y las horas extra, es especialmente llamativo el pago en 2010 de esos 11,5 millones de euros en gratificaciones, compensaciones dinerarias no sujetas al convenio colectivo remuneradas por trabajos adicionales que no está recogidos en contrato.

Hay más datos que sitúan el colapso económico del Ayuntamiento. La Administración local cerró 2010 con una deuda de 663 millones de euros. Parte de esa deuda se explica en que en el periodo analizado 2006-2010 los gastos corrientes subieron un 68%, los financieros aumentaron, un 32%; y el déficit presupuestario, se disparó un 31%.

La auditoría refleja el caos financiero de la etapa socialista, pero no estudia los años de mayor dislate en el Ayuntamiento jerezano, los de los pactos de gobierno del exalcalde Pedro Pacheco tanto con el PSOE como con el PP. Entre 2003 y principios de 2007 se crearon dos Ayuntamientos paralelos: el que gobernaba la entonces alcaldesa García Pelayo (y después la socialista Pilar Sánchez) desde la alcaldía, y la administración que dirigía el entonces primer teniente de alcalde Pedro Pacheco desde el área de Urbanismo. En esos años la contratación se disparó. García Pelayo se ha limitado a escudriñar la gestión socialista y ya advierte que estudia denunciar en los juzgados al gobierno socialista en bloque “por una gestión económica negligente”.

“Están pintando un panorama catastrófico para justificar los despidos y las privatizaciones que van a materializar en 2012”, replicó ayer la concejal socialista Miriam Alconchel, quien lamentó que la auditoría no se extienda hasta 1995 como pidió la oposición en pleno. “Son titulares interesados. Hay una manipulación de los datos en una campaña de acoso y derribo para desprestigiar al PSOE. Cuando tengamos el informe completo, contestaremos”, concluyó Alconchel.

García Pelayo anunció ayer que el gobierno estudiará algunas de las medidas de ahorro descritas en el informe. La empresa auditora propone, entre otras cosas, la revisión de sueldos, tasas y precios públicos, así como la anulación de la contratación de personal laboral, eventual, fijo e indefinido.