Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
cuentas autonómicas de extremadura

Monago acepta las exigencias de IU para salvar sus primeros presupuestos

IU exige 140 millones para políticas sociales y el PSOE afirma que vuelve la 'pinza'

El coordinador de IU en Extremadura, Pedro Escobar, durante su intervención en el pleno de la Asamblea.

IU, pese al coste interno, que ha llevado a la dimisión de ocho dirigentes, ha vuelto a darle oxígeno al presidente de la Junta de Extremadura, el popular José Antonio Monago, al retirar la enmienda a la totalidad que la federación de izquierdas presentó contra los presupuestos del PP. Lo ha hecho a cambio del compromiso del Ejecutivo de Mérida de captar 140 millones para los más desfavorecidos, cooperativas, dependencia y otras políticas sociales y una mayor transparencia de gestión.

Un compromiso que se estuvo sopesando a última hora de ayer y que se finalmente ha sido refrendado por ambos partidos momentos antes de iniciarse esta mañana el pleno sobre el debate de las las enmiendas a la totalidad de los presupuestos del PP, presentados por IU y PSOE, tal y como ha confirmado el líder de la formación de izquierdas en Extremadura, Pedro Escobar. El PSOE ha considerado este hecho como una reedición de la pinza, el acuerdo de las dos formaciones que a principios de los noventa bloqueó el Gobierno del entonces presidente andaluz, Manuel Chaves.

IU exige que 100 millones de la deuda histórica, la compensación del Estado por el déficit con el que fueron transferidas competencias y por la situación de subdesarrollo extremeño, se destinen a "personas que se encuentran en situación de emergencia social", como aquellas familias que reciben ingresos por debajo del 1,5% del salario mínimo y quienes no tienen ya acceso a ningún tipo de subsidio.

Los otros 40 millones, que deben proceder de la venta de patrimonio público, los quiere destinar IU a la promoción de cooperativas para hacer frente al desempleo. De este modo, explica Escobar, se consigue un adelanto de la ley de renta básica, esencial en Extremadura donde hay muchos ciudadanos que han agotado las ayudas básicas.

Escobar ha asegurado que, aunque le hubiera gustado "tumbar" las cuentas del PP, las prefiere a la alternativa: la prórroga de los existentes

La marcha atrás del líder de IU ha reabierto la herida en el seno de la organización que apenas sí había retomado la calma tras la dimisión el pasado 29 de noviembre de ocho de los 17 miembros de la Presidencia de IU-Extremadura -incluidos los máximos responsables en las cuatro principales ciudades de la región- por discrepancias con la gestión de la dirección del partido regional.

Esta mañana varios de esos antiguos dirigentes, entre ellos Manuel Sosa, concejal en Badajoz y líder de IU en la agrupación local, Miguel Ángel Herrera, coordinador general de Mérida o Álvaro Vázquez, concejal emeritense, abandonaron el pleno, al que acudieron como invitados, indignados tras conocer que Escobar retiraba la enmienda a la totalidad y daba vía libre a los presupuestos del PP. Todos han denunciado la "escenificación" y han criticado que su formación apoye unas cuentas claramente de "derechas".

Escobar ha asegurado que, aunque le hubiera gustado "tumbar" las cuentas del PP, las prefiere a la alternativa: la prórroga de los existentes, creados por el último Gobierno del socialista Guillermo Fernández Vara. "Entre Guatemala y Guatepeor me quedo en Honduras, no quiero la prórroga", ha dicho. De hecho Escobar no descartó llegar a un acuerdo en el último momento entre su formación y la Junta. “Los teléfonos siguen abiertos. Incluso diez minutos antes del pleno puede haber ofertas y contraofertas”.

José Antonio Monago, quien ha intervenido en el debate de la Asamblea de Extremadura en lugar del consejero de Economía, Antonio Fernández, para responder a IU, se ha comprometido a "trabajar" por el cobro de la deuda histórica así como por la enajenación de patrimonio público. Estos recursos, según ha prometido, se destinarían a políticas prioritarias para IU, como el desarrollo de los programas de ayuda a los dependientes. Monago culmina así unas frenéticas semanas de negociaciones para intentar salvar sus cuentas.

La propuesta de acuerdo de IU ha hecho que el debate se centre en las críticas socialistas al proyecto popular y las réplicas del Gobierno del PP. "La enmienda a la totalidad la voy a presentar yo a toda la política presupuestaria del PSOE", ha afirmado Antonio Fernández.

Fernández ha continuado así la línea argumental adelantada por Monago, quien ha justificado la situación actual de la economía extremeña en la herencia recibida de los socialistas José Luis Rodríguez Zapatero y Fernández Vara.

"Se han gastado hasta el 31 de diciembre de 2013 los fondos europeos destinados a creación de empleo, centros sanitarios y centros educativos. Han hipotecado el futuro de Extremadura y quieren darnos lecciones", ha criticado Monago a los socialistas, que sí han mantenido su enmienda a la totalidad.

En esta línea, Monago ha acusado a Fernández Vara de estar más "preocupado por su futuro político y no por el futuro de los extremeños". "Está pensando en sus congresos", ha apostillado en alusión a los encuentros que los socialistas celebrarán en febrero en Sevilla, donde se decidirá el futuro del partido en el ámbito federal, y al programado en Extremadura, previsto para marzo, para dilucidar los próximos años del PSOE regional.

Los socialistas han afirmado que el pacto de hoy es un "número de magia" y asegurado que los 140 millones de euros comprometidos son humo. También han acusado a los diputados de IU de ser corresponsables de las políticas del PP.

Fernández Vara ha considerado que la retirada de la enmienda de totalidad de IU había sido acordada previamente por el Gobierno y la federación de izquierdas. "Es absolutamente imposible improvisar lo que ha ocurrido esta mañana en el Parlamento", ha argumentado. Varios diputados del grupo socialista, corroborando la tesis de Vara, han señalado a este periódico que el discurso de Monago no parecía en absoluto improvisado, dando a entender que sabía de ante mano la oferta que iba a trasladarle IU.

Gracias al acuerdo de última hora entre PP e IU, que con su abstención favoreció la investidura de Monago como presidente de Extremadura, los primeros presupuestos del PP en la región siguen adelante, contrariamente a lo que se pensaba ayer, cuando el PSOE decidió apoyar la enmienda a la totalidad de la formación de izquierdas, tras saber que la coalición de Escobar no iba a votar la suya.

El 29 de diciembre termina el plazo para presentar enmiendas parciales que se debatirán los próximos días 16 y 17 de enero. Si salen adelante las peticiones de IU, en los presupuestos de Extremadura para 2012, 100 millones de euros, consignados con cargo a la deuda histórica o al impuesto de patrimonio, se destinarán a las personas sin ingresos, en señal de adelanto de la renta básica que espera se apruebe en 2012. Escobar también ha solicitado hoy que se garantice la financiación de la Universidad de Extremadura.

Monago se ha comprometido a aceptar las peticiones de IU, pero ha condicionado la eficacia del acuerdo a lo que autorice Mariano Rajoy una vez que se instale en La Moncloa. Aunque los 100 millones de incremento presupuestario se pretende que se obtengan del abono de la deuda histórica, el hecho es que, si el próximo presidente de España no accediera a esta petición, el PP extremeño se ha comprometido ha sacar el dinero vía impuesto del patrimonio, según ha explicado Escobar.

Las peticiones de IU se recogían en la enmienda a la totalidad que la coalición presentó el 3 de diciembre y que la Junta se negó a aceptar durante las primeras reuniones con la formación de izquierdas parta tratar de salvar los presupuestos de Extremadura. Casi 20 días después la posición del Gobierno regional, reacio a incluir la deuda histórica en los presupuestos de 2012, parece haber cambiado.