Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicante debe 153 millones y se gasta 120.000 euros en cestas de Navidad

La alcaldesa Castedo decide este gasto mientras la Comunidad Valenciana reduce un 85% el gasto navideño

Sonia Castedo en las Cortes Valencianas.

En el Ayuntamiento de Alicante, la austeridad no ha llegado a los tradicionales regalos de Navidad para los empleados municipales. Mientras el Consell de Valencia ha puesto coto al uso de tarjetas de crédito en las empresas públicas, ha limitado a 20 euros el menú de sus altos cargos y el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha reducido un 85% el gasto navideño, dejando a los directores generales sin regalos, la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, del PP, destinará 117.741 euros (99.781 más IVA) a la compra de 2.050 lotes navideños completos y 80 parciales (2.130 en total) para los empleados municipales. El coste medio de los lotes es de 55 euros.

No obstante, este ejercicio Alicante gastará menos que el año pasado, cuando pagaron 103.831,20 euros, más el IVA correspondiente. La entrega de estos regalos navideños a los trabajadores municipales se instituyó en Alicante hace ya 21 años mediante una decisión del pleno que pretendía compensarlos por una deuda histórica que el Consistorio mantenía con los empleados públicos. Fuentes municipales explican que este regalo está “pactado con los sindicatos y es una compensación por anteriores congelaciones salariales”.

Deuda millonaria

El dispendio, de 120.000 euros en lotes navideños, contrasta con la delicada situación financiera del Ayuntamiento. Según los datos del ministerio de Economía, la deuda de Alicante era a finales de 2010 de 152,6 millones de euros, lo que ha llevado a plantear, por ejemplo, severos planes de ahorro en el alumbrado público. Y recientemente ha solicitado un préstamo de 14 millones de euros para pagar facturas.

La portavoz socialista, Elena Martín, recordó que aunque sea llamativo este gasto es “una parte de las retribuciones de los empleados” y cualquier “recorte debe hacerse con el concurso de los afectados”. Martín instó a Castedo a revisar “otros gastos superfluos, como la publicidad o el uso de coches oficiales”. Más contundente fue el portavoz de EU, Miguel Ángel Pavón, que anunció que ellos devolverán estas cestas, y tildó de “excesivo” ese gasto que se debería “reducirse o anularse”.