Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSTURA DE LOS SINDICATOS

Toxo y Méndez piden más concreción al nuevo Gobierno

Los sindicatos confían en el diálogo para limar las propuestas de Rajoy y eso le ofrecerán

Los líderes de CC OO y UGT el pasado 7 de noviembre EP

Concreción y diálogo. Esas dos palabras resumen lo que pedirán hoy los líderes sindicales al próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Por la mañana, se lo escuchará a Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CC OO; por la tarde, a su homólogo de UGT, Cándido Méndez. “Es su turno”, resume el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer.

Los sindicatos se resisten a pensar que los 186 diputados del PP supongan un cheque en blanco para reformas duras y recortes drásticos. Saben que Rajoy se ha comprometido a una reforma laboral que dé prioridad a los convenios de empresa frente a los sectoriales y regionales. Y poco más. Sin detalles. Por eso prefieren esperar a la concreción. “Vamos a fijar nuestra posición en función de lo que nos diga mañana [por hoy]”, apunta el portavoz de CC OO, Fernando Lezcano.

A UGT y CC OO no les gustan los cambios en la negociación colectiva que propone el PP. Creen que ahondar en la línea que ya inició la reforma que este mismo año decretó el Gobierno de Zapatero supone dejar sin la protección de los convenios sectoriales a los trabajadores de las empresas pequeñas.

Confían en el diálogo para limar las propuestas de Rajoy, y eso es lo que ofrecerán al futuro presidente. No obstante, quieren negociar sin condiciones. “No queremos un diálogo social vigilado”, comenta Lezcano en referencia a las declaraciones de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en las que advertía de que si no hay acuerdo entre los agentes sociales sobre las reformas, Rajoy decidirá.

CC OO y UGT también acudirán a la cita con las propuestas que llevan meses pregonando: un gran pacto social en el que ellos se comprometen con la moderación salarial hasta 2015 a cambio de que los empresarios se comprometan con la reinversión de sus beneficios para crear empleo y cambiar el modelo productivo.

Al futuro Gobierno le piden que controle los precios de los sectores no sujetos a la competencia (sobre todo, el energético), una reforma fiscal (alguna subida de impuestos), un compromiso de mantenimiento de la protección de quienes quedan en paro y un plan de impulso del empleo.