Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba será la voz y el rostro del PSOE hasta el próximo congreso

La dirección socialista encarga a Jesús Caldera la ponencia para el congreso de febrero

El excandidato será el presidente del grupo del Congreso e Iglesias, el portavoz en el Senado

El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, durante la rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva.

La interlocución con el futuro gobierno del PP y la réplica al debate de investidura del nuevo presidente, Mariano Rajoy, la protagonizará Alfredo Pérez Rubalcaba. La ejecutiva federal ha decidido nombrar presidente del Grupo Parlamentario Socialista al que ha sido su candidato electoral y estará acompañado por el resto de los miembros de la dirección del grupo que había hasta la disolución de las Cortes. José Antonio Alonso será el portavoz, Eduardo Madina secretario general y como adjuntos continuarán Carmen Sánchez, Mariví Monteserín y Daniel Fernández.

En el Senado ostentará la presidencia y la portavocía, Marcelino Iglesias, secretario de organización, y la que ya fuera portavoz, Carmela Silva, será ahora diputada al Congreso. Esta solución de continuidad, salvo el nombramiento de Rubalcaba, es absolutamente interina ya que la próxima ejecutiva del PSOE, con su nuevo secretario general a la cabeza, tendrá que nombrar después de su congreso a los equipos parlamentarios.

No hubo ninguna objeción a esta solución propuesta en la ejecutiva por José Blanco, vicesecretario general del PSOE, que ha llevado la voz cantante de esta reunión en ausencia del secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero. Este ha permanecido en el palacio de La Moncloa porque asuntos de relevancia le han retenido en su tarea de gobernante, según ha expresado Marcelino Iglesias sin dar mas detalles.

Tampoco ve Marcelino Iglesias motivo de recelo por el hecho de que Rubalcaba vaya a ser presidente del grupo socialista y la voz y el rostro del PSOE hasta el mes de febrero. Ningún miembro de la ejecutiva, al menos públicamente, objetó esta decisión. Lo cierto es que a la mayoría de los ejecutivos, apoyen o no a Rubalcaba si es que se presenta a la secretaría general, les parece absolutamente idóneo que éste haga el debate de investidura ya que lo contrario sería decir a los siete millones de votantes del PSOE que ahora ese partido reniega de su cartel electoral, argumentan miembros de la ejecutiva consultados.

La marcha hacia el congreso de Sevilla de la primera semana de febrero empieza a andar pero sin que los posibles candidatos emitan señales. La ponencia marco será coordinada por Jesús Caldera, que ha tenido la misma función en el programa electoral socialista. Marcelino Iglesias se ocupará de la parte de cambio de modelo de partido.