Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un congreso abierto para la refundación

El aparato propone el modelo en el que Zapatero ganó a otros tres candidatos

Cualquier afiliado podrá aspirar con el aval de 36 miembros del comité federal

Ampliar foto

Palacio Municipal de Congresos de Madrid, julio de 2000, 35º congreso del PSOE. El procedimiento que se siguió en ese cónclave, en el que resultó elegido José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general, en disputa con otros tres candidatos, va a ser el que casi con toda seguridad se aplique al 38º congreso que se celebrará la primera semana de febrero de 2012 en Sevilla. Allí, los días 3, 4 y 5 se renovará a toda la cúpula socialista, se cambiará el modelo de partido y se reorientará el proyecto del PSOE para los próximos años; un proyecto que los socialistas tendrán que desarrollarlo desde la oposición. Los delegados tendrán la palabra sin que los jefes de fila intenten, como en la mayoría de los casos, influir en su decisión.

La ejecutiva federal del PSOE que dirige Zapatero presentará hoy, a través del secretario de Organización, Marcelino Iglesias, las pautas y el procedimiento para afrontar uno de los congresos más cruciales de la historia reciente del partido. Los socialistas llegan a este congreso después de que los ciudadanos le hayan llevado a la oposición con la representación más exigua desde que España recobró la vía democrática; solo 110 diputados.

Lo cierto es que en esta situación el aparato del PSOE no pondrá trabas a que fluyan todos los candidatos que lo deseen, alejando así el fantasma de un posible amaño, como comenzaron a insinuar sectores del partido desde el anonimato.

ampliar foto
La historia del PSOE en sus congresos

No habrá la comisión gestora que ha pedido el expresidente de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, previa dimisión de toda la ejecutiva, ni una votación universal de todos los militantes, a la manera del Partido Socialista Francés, para elegir al secretario general, como defiende el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez. La previsión apunta a que se apruebe el reglamento elaborado por el equipo de Marcelino Iglesias, muy similar al que permitió que en 2000 compitieran Zapatero, José Bono, Matilde Fernández y Rosa Díez.

A partir de mañana, si lo aprueba el comité federal, podrán presentarse “precandidatos”, cuyo requisito debe ser que reúnan el 15% de los avales del comité federal. Con 36 firmas de ese órgano de dirección un militante del PSOE pasará el primer examen para ser aspirante a la secretaría general. El siguiente será el respaldo del 20% de los delegados al congreso, de un total de 969 compromisarios en representación de los 220.000 militantes del PSOE de pleno derecho. Ningún aspirante podrá recabar más del 30% para facilitar que otros candidatos tengan opción a pedir firmas de los delegados ya que estos solo podrán avalar a uno de los contendientes.

Una de las partes más decisivas del proceso se producirá entre el 16 y el 22 de enero cuando se celebren los congresos provinciales y regionales para elegir a esos delegados. Pueden darse circunstancias muy variadas en la composición de la lista con la que cada federación llegue al congreso. Bien una sola lista con todos los delegados conjurados para votar al mismo aspirante, listas divididas o delegados con libertad de voto, que será lo más generalizado, según prevé en estos momentos buena parte de los barones territoriales.

Mientras el proceso de elección de delegados se produce, los precandidatos tendrán actos internos por distintas federaciones de España, para explicar su proyecto. Es decir, habrá campaña interna facilitada por el aparato del PSOE con una pequeña infraestructura y respaldo económico para desplazamientos y alojamientos. También se les facilitará el censo de delegados para que puedan dirigirse a ellos, primero para solicitarles el aval, y después, el voto.

Desde el aparato se considera que el procedimiento es muy abierto y colmará las aspiraciones de participación de los militantes. “El 38º congreso debe ser tan abierto y democrático como el que aupó a Zapatero a la secretaría general”, ha dicho Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional del PSOE y jefa de campaña de Rubalcaba.

Pero el debate abierto por Tomás Gómez para que la participación sea mayor a través de primarias de todos los militantes, que es como se elige en el PSOE a los candidatos electorales, tendrá recorrido. En el comité federal de hoy le apoyará la corriente Izquierda Socialista, para la que el argumento de que no hay tiempo para cambiar los estatutos será rebatido. “Si hay voluntad, se cambian en un proceso previo al congreso de febrero, igual que se ha cambiado la Constitución en unos días”. Juan Antonio Barrio de Penagos rememoró la celeridad con la que el PSOE y el PP llegaron a un acuerdo para incluir en la Constitución el límite de gasto en las cuentas públicas.

Pero no parece que vaya a provocarse un proceso extraordinario para cambiar los estatutos. Seguramente este asunto se incluirá en la ponencia que se debatirá en el congreso y que previamente enmendarán los militantes. Al tiempo que se produce la elección de delegados, entre el 16 y el 22 de enero, las asambleas debatirán la ponencia marco. Esta es la impresión de los secretarios generales consultados por este periódico, que si defenderán “la renovación del modelo de partido y del proyecto político”.

También hablará hoy de esos dos aspectos el candidato electoral del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que se dirigirá al comité federal, el órgano que le eligió para representar al partido, para expresar sus puntos de vista sobre pasado, presente y futuro. Anoche elaboraba su discurso y en su entorno no sabían con certeza si daría alguna pista sobre sus intenciones. Sí daban por supuesto que se referirá a la tarea que el PSOE tiene por delante y su opinión sobre el camino a recorrer. Antes habrá hablado Zapatero para rendir cuentas ante su partido de los 11 años al frente del PSOE, con dos victorias electorales en su haber. Pero lo importante para Rubalcaba y para Carme Chacón, probables candidatos, serán las intervenciones de los miembros del comité federal para saber cuáles son sus posiciones y aspiraciones. El primero escuchará muchos elogios por su campaña y por su generosidad al representar al partido en momentos muy difíciles, aunque no habrá seguramente apoyos explícitos a su candidatura. “Yo soy partidario de que haya varios candidatos”, ha dicho Marcelino Iglesias, desde el aparato. Pero también lo dicen Guillermo Fernández Vara, de Extremadura; José María Barreda, de Castilla-La Mancha, y José Antonio Griñán, al frente de la federación más importante del PSOE, Andalucía. En una entrevista en La Sexta. Griñán elogió a Rubalcaba y Chacón, pero no quiso pronunciarse por nadie en concreto. “El congreso no puede ser el 20-N, tiene que aportar algo distinto, tiene que ser un revulsivo”, apostilló.