Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
el drama de las cuentas públicas

La inversión pública se desploma en todas las cuentas regionales de 2012

Las comunidades congelan los presupuestos

El dinero dedicado a obras, motor del empleo, se reduce en 1.700 millones, un 13,6%

El gasto social baja sensiblemente

La inversión pública, el principal motor del empleo en tiempos de crisis, agoniza. Las autonomías aprobarán en las próximas semanas los presupuestos más complicados en años. La crisis les obliga a congelar los gastos ante el desplome de ingresos, lo que provocará un fuerte descenso de la inversión en obra pública (superior a un 13%, y en algunas comunidades hasta el doble) y una leve reducción en el gasto social.

A punto de finalizar el año solo seis comunidades (Andalucía, Galicia, Canarias, Valencia, Baleares y Madrid) han presentado sus cuentas oficiales para 2012. Navarra, País Vasco, Cantabria, Murcia y Extremadura han elaborado anteproyectos.

El resto ni siquiera ha pergeñado un borrador. Aducen que no pueden hacer una estimación del gasto si desconocen el importe exacto de las transferencias de ingresos que percibirán del Gobierno central. Todos esperan a que el futuro presidente, Mariano Rajoy, se defina respecto a ese dato.

De momento cuentan con una cifra estimativa que la vicepresidenta, Elena Salgado, les entregó en julio, pero el propio Ministerio ha reconocido que ese dato no es definitivo. No obstante, días después de la victoria del PP en las elecciones generales, esa estimación, que aparentemente no se ha concretado, sí parece suficiente para los Gobiernos de Cantabria y Murcia que presentaron sus respectivos anteproyectos a lo largo de esta semana. Extremadura lo hará el lunes.

El miedo a superar el déficit que impone la administración central por el castigo que supone para gestionar el dinero público, ha llevado a los Gobiernos autonómicos a limitar mucho sus expectativas de gasto para 2012. El recorte respecto de los presupuestos aprobados en 2012 es del 2,11%, sobre 105.259 millones de euros (suma de los diez que por el momento se conocen). La caída de los ingresos y la meta del 1,3% en el déficit ha determinado a las comunidades a reducir en una media del 13,61% sobre un total de 13.492 euros presupuestados en 2011, el gasto en inversión pública. Aunque todas insisten en preservar el desembolso en servicios sociales, la dotación para gasto social también se recortará en un 1,56% en el próximo ejercicio.

La dotación para gasto público se recortará en 2012 en un 2,11%

Unos presupuestos restrictivos y austeros implican la ejecución de recortes. Antes que sufrir la impopularidad que supone aplicar ajustes en derechos sociales, los Gobiernos regionales se han decantado por meter la tijera en las políticas de inversión pública. De acuerdo con los presupuestos que hasta ahora se conocen, 2012 será uno de los más duros en materia de contratación de obra pública en todo el territorio autonómico.

Navarra recortará en un 10,89% la dotación para obra pública. Su consejero de Economía, Álvaro Miranda, espera que la restricción en el gasto público se compense con un crecimiento del privado. En Andalucía el desembolso en infraestructuras respecto de 2011 también se reduce en casi un 10%. Su consejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo, subrayó a este diario que, sin embargo, el volumen inversor es superior al del resto de comunidades. “Representa el 3,3% del PIB, mientras que la media nacional está en un 1,9%”, puntualizó.

Muchos presidentes aguardan al 20-N para presentar  sus presupuestos

La confección de las cuentas autonómicas de 2012 ha sido más atípica y difícil que en ejercicios anteriores porque sus responsables no han dispuesto de la referencia de los Presupuestos Generales del Estado. El Ejecutivo decidió no prorrogar los de 2011 pese al adelanto electoral. En medio de esta incertidumbre la comunidades han optado por mantener para 2012 prácticamente el mismo nivel de gasto que en 2011 (Andalucía, Canarias y Galicia lo han incrementado en torno al 1% y País Vasco prevé una reducción del 0,90%). La mayoría, aunque ha partido de las estimaciones adelantadas en julio por el Ministerio de Economía, ha elaborado sus cuentas sin contar con las perspectivas de crecimiento del 2,3% del PIB que barajaba el Gobierno central antes de la nueva recaída del verano.

Baleares, con un incremento del 8,6%, y Valencia, con un recorte histórico del 6,41%, se desmarcan de la tónica de congelación presupuestaria. El presidente balear, José Ramón Bauzá (PP), decidió aumentar la dotación se sus presupuestos, prorrogados desde 2010, ante la previsión de una mejora en los ingresos. El nuevo sistema de financiación autonómica que se pone en práctica el próximo ejercicio —por el que las comunidades perciben el 50% del IRPF y del IVA, y el 57% de los impuestos indirectos— y la recuperación del impuesto de Patrimonio favorecen a su comunidad.

Poca subida de impuestos

Empleo de toda la capacidad de endeudamiento y aumento de la presión fiscal son los mimbres con los que los Gobiernos regionales han ido tejiendo sus presupuestos. Andalucía prevé recaudar 225 millones de euros con la subida de impuestos. Navarra también ha contemplado una subida tributaria pero ha decidido no aplicarla a la partida de gastos sino reservarla “para afrontar lo que pueda pasar el próximo ejercicio”, explica Miranda. No todas las comunidades se han fiado de las previsiones del Gobierno. La Comunidad de Madrid recela de la exactitud de esas cifras y ha decidido mantener para 2012 el mismo presupuesto que el de 2011, 17.048 millones.

En estos cálculos hay que tener en cuenta que comunidades como la navarra o la cántabra han elaborado sus cuentas tomando en consideración únicamente el gasto efectivamente ejecutado y no el consolidado

Este balance, no obstante, no es del todo preciso puesto que los presupuestos de partida a 1 de enero de 2011 no son los que realmente se han ejecutado. Las comunidades se han visto obligadas a ajustar sus cuentas conforme a los recortes aprobados en sus respectivos planes de reequilibrio financiero para hacer frente al objetivo del déficit autonómico comprometido. Una meta que muy pocas van a poder alcanzar y que impedirá que el Gobierno central pueda terminar el año observando su propio compromiso de fijar el déficit estatal en el 6%. En estos cálculos hay que tener en cuenta que comunidades como la navarra o la cántabra han elaborado sus cuentas tomando en consideración únicamente el gasto efectivamente ejecutado y no el consolidado, lo que reduce considerablemente la diferencia interanual.

Algunas comunidades prevén modificaciones a las cuentas que ya han esbozado. Aragón ya lo ha advertido. Los presupuestos que se aprueben antes de enero de 2012 se modificarán en febrero o marzo.

Más información