Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas ahorrará 600 millones del salario de los funcionarios

El presidente catalán ordena revisar todas las tasas y precios públicos

Todas las consejerías del Gobierno catalán se pusieron ayer manos a la obra para buscar tasas y precios públicos que puedan ser revisadas para evitar afrontar en 2012 otro tijeretazo de la magnitud del de este año y cumplir con los objetivos de déficit. Sin embargo, serán los departamentos de Gobernación y Economía los que más deban emplearse, puesto que de ellos dependerá el grueso del ajuste. Según explicaron ayer fuentes de la Generalitat, Mas espera llegar a ahorrar hasta 600 millones de euros con la rebaja salarial que aplicará a sus 231.013 empleados públicos.

Fuentes consultadas estiman que el Gobierno podría ingresar, además, cerca de 270 millones por el impuesto de patrimonio. Eso dependiendo de la exención que aplique el Departamento de Economía, que está en estudio. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió que solo tributaran los patrimonios de más de 700.000 euros allí donde la normativa autonómica no tuviera otro mínimo fijado. En Cataluña, este es de 108.200 euros, por lo que el Gobierno catalán baraja ahora tres opciones: dejarlo como está —el último año que recaudó ese impuesto ingresó 535,7 millones—, situarlo en un punto intermedio, o bien subirlo hasta los 700.000 euros. Fuentes del Ejecutivo aseguraron que todavía no se han decidido por una fórmula, aunque sí tienen claro que solo lo aplicarán si el futuro Gobierno de Rajoy no se echa atrás en su aplicación.

La Generalitat baraja rebajar las bonificaciones en los peajes

Cataluña ha tenido que ejecutar varios planes de austeridad para reducir su déficit público, que en 2010 fue de 8.352 millones de euros, el 4,22% del Producto Interior Bruto (PIB) catalán. Este año, el Ejecutivo de Mas lo reducirá hasta situarlo en el 2,66% y el año que viene prevé dejarlo en el 1,3%. La deuda de Cataluña asciende a 38.530 millones, el 19,4% del PIB. Si se tienen en cuenta las empresas públicas, esta cifra sube a 46.493 millones.

El presidente catalán, no obstante, ha dado la orden a sus consejeros de que pongan en revisión todas las tasas y precios públicos que dependen de sus departamentos. No habrá una subida de todas las tasas, pero sí se barajan aumentos muy por encima del IPC en servicios sensibles como los peajes, explicaron fuentes del Gobierno catalán.

La orden es clara: no se trata solo de recortar, sino de buscar ingresos debajo de las piedras. Por ello, el Gobierno de CiU ha decidido saltarse su compromiso electoral de no subir nunca las tasas por encima del IPC. Mas ya adelantó que el compromiso se quebrantaría, al menos en lo referente a las tasas universitarias y precios del transporte público. En el caso de los peajes, además de una subida que se prevé que sea mayor que el IPC, se revisarán las bonificaciones que ahora tienen unas 135.700 personas que pagan menos en las barreras de las autopistas porque las utilizan mucho o porque tienen descuentos por ser vecinos de zonas a las que solo se puede llegar por vías de pago. Estos descuentos que aplican las concesionarias al usuario final sumaron el año pasado más de 30 millones de euros para las arcas de la Generalitat, cifra que Mas pretende rebajar aun a riesgo de provocar una oleada de protestas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >