Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barberá gastará lo mismo en luz que en políticas activas de empleo

EU denuncia que la Generalitat transferirá en 2012 un 20% menos de dinero

La oposición en el Ayuntamiento de Valencia ha peinado el proyecto de presupuestos de Rita Barberá para 2012 y ha concluido que con tanto recorte será difícil crear empleo y activar la economía local. “Son unas cuentas embargadas por la deuda, que no responden al desempleo de la ciudad, e irreales por su desfase entre lo que se prevé y la realidad”, resumió el portavoz socialista Joan Calabuig.

El socialista eligió un dato para avalar sus críticas a la falta de apoyo municipal a la creación de empleo: “El Gobierno local gastará en 2012 lo mismo en alumbrado y fuentes ornamentales que en políticas activas de empleo, unos cinco millones de euros”. Calabuig recordó que Valencia es la segunda ciudad más endeudada de España, con 890 millones de euros, “lo que la deja desarmada y con poco margen de maniobra para reactivar la economía y crear empleo”, agregó. “Se acabó el victimismo”. “Veremos si el nuevo Gobierno de Rajoy invierte en la ciudad lo que el Gobierno de Zapatero dedicó”, lanzó Calabuig.

Desde el Grupo de EUPV, su portavoz Amadeu Sanchis adelantó que votarán en contra de estas cuentas por los recortes. “El Ayuntamiento dimite de ser un motor económico para la ciudad y con esta crisis, eso no es bueno”, añadió Sanchis. El portavoz aseguró que los recortes afectarán a los servicios públicos, por lo que conminó a Barberá a que reclame al nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, un proyecto de ley de financiación local y “no se escude más en que nuestra situación es herencia del Gobierno del PSOE”.

Las fuentes de financiación local sufren un gran retroceso, añadió Rosa Albert, edil de EU. Los impuestos, que suponen casi un 44% de los ingresos totales de la ciudad —313 millones de euros anuales—, caerán un 2,3%. Las tasas y precios públicos —otros 80 millones—, representan el 11% del presupuesto y bajan un 2,5%. El Estado transferirá en 2012 —aunque el dato dependerá de los Presupuestos Generales— 264,5 millones de euros, es decir, un 6,8% menos que el año pasado. El recorte más destacado viene de las transferencias de la Generalitat —unos 16,5 millones de euros— al Ayuntamiento, que se desploman un 20%. Por último, el Consistorio nutrirá sus ingresos con 52,6 millones de euros de créditos, de los que 20 millones financiarán inversiones y otros 32,6 serán para refinanciar deuda.

“De estas cuentas nos preocupa la carga financiera y el endeudamiento”, dijo Albert. De los 715 millones de euros de presupuesto previsto, 137 son para carga financiera. “97 millones van a amortizar deuda municipal y otros 40 millones son para pagar intereses”, precisó la edil.

Joan Ribó, portavoz de Compromís, pidió al Gobierno local que renuncie a la seguridad personal y al coche oficial para ahorrar presupuesto. Lamentó que los presupuestos municipales del próximo año no contemplen medidas “serias” de ahorro y denunció el “despilfarro” que supone adornar con flores uno de los puentes de la ciudad.

El Gobierno local contestó a la oposición por boca del concejal delegado de Hacienda, Silvestre Senent. El edil replicó que “en las partidas para creación de empleo le ha faltado incluir las ayudas a las pymes, al comercio y a los mercados, que también crean empleo”. Según Senent, el Consistorio contribuye a la reactivación económica “con la congelación de todos los impuestos municipales por quinto año consecutivo”.