Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán, López, Iglesias y Vara defienden la valía de Rubalcaba pero no le nominan

Gómez reclama un proceso con varios candidatos en el que participen las bases del PSOE

Retirada de un cartel electoral con la imagen de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Todavía con mucha cautela se empiezan a mover los hilos en el PSOE sobre la elección del nuevo secretario general que sustituirá a José Luis Rodríguez Zapatero. Tanto Alfredo Pérez Rubalcaba como Carme Chacón se mantienen en silencio, aunque del primero se sabe que no para de recibir llamadas animándole a que se presente. Eso sí, de momento, discretas, ya que los personajes más relevantes del PSOE también quieren respetar su silencio y su tiempo de meditación sobre su futuro. Además de que muchos prefieren esperar a que el excandidato de el paso, para no quemarse defendiéndolo antes de tiempo. Sí ha confirmado que Rubalcaba recibe llamadas para que se presente la que ha sido su jefa de campaña, Elena Valenciano. “Alfredo Pérez Rubalcaba no ha tomado todavía ninguna decisión”, ha dicho ella en RNE.

De momento, las menciones públicas a Rubalcaba no son para pedirle que se presente, sino para pedir que se respeten sus tiempos o para elogiar su campaña y también su figura política como la más idónea para seguir. Entre las primeras voces, se ha escuchado al secretario de Organización, Marcelino Iglesias, que reclama que se le permita ser él quien decida si se postula o no. “Es verdad que hay mucha gente que le pide que lidere este proceso, pero él no lo ha decidido y, por tanto, de momento lo que hay que hacer es esperar a ver cuál es su decisión”, ha afirmado Iglesias en una entrevista en Onda Cero. Aunque también ha dejado caer sus simpatías por la opción Rubalcaba: “Tiene que tomar su decisión, pero Alfredo no es un político de segundo nivel, es de primerísima dimensión”.

Es la misma tesis que ha defendido hoy, en una entrevista en el diario Abc, el expresidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara. "Si no es Alfredo Pérez Rubalcaba habría que dar muchas explicaciones a la ciudadanía sobre por qué nuestro candidato a la presidencia no es quien da la réplica al ganador de las elecciones", ha afirmado. 

Y también: “Yo creo que se ha ganado el derecho de optar. Podrá haber otros candidatos, pero nadie podrá decirle que no se presente con el argumento del resultado electoral. Dependerá de él y de nadie más”. Vara hacía mención así a la situación del partido tras las elecciones generales del 20-N, pero también las autonómicas y municipales del pasado mayo: ningún dirigente, salvo el propio Vara, puede alardear de mejores resultados en las urnas.

Y quien podría, como el lehendakari Patxi López, ha dado un paso atrás. Hoy lo ha reiterado el portavoz del Partido Socialista de Euskadi, José Antonio Pastor, informa la agencia Efe, que ha insistido en que López no optará a liderar el PSOE y repetirá como candidato a lehendakari en la primavera de 2013. También se ha autodescartado el diputado vasco Eduardo Medina que ha dicho alto y claro en una entrevista en La Sexta: “Ni estoy ni lo voy a estar”.

Por otro lado, hay dirigentes que querrían apoyar a Rubalcaba si se presenta, pero están esperando a que de el paso, para no quemarse defendiéndole antes de tiempo. Por eso, salvo el diputado Rafael Simancas, que hoy reclamaba en una tribuna en EL PAÍS que las riendas del partido las debe tomar Rubalcaba, quienes mencionan al hasta ahora candidato lo hacen para elogiar su trabajo en la pasada campaña y “el proyecto que ha dejado fijado para el partido en la oposición”. Así lo ha dicho el secretario general de Castilla y León, Óscar López.

Los elogios a Rubalcaba han llegado también de Andalucía. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán ha eludido pronunciarse sobre un posible apoyo al hasta ahora candidato, porque primero debe ser este el que se postule, pero ha declarado en Canal Sur Radio: "Ha hecho una campaña extraordinaria, es lo mejor de lo mejor, está sentado en el Congreso, condición imprescindible para que alguien pueda ser secretario general y estar haciendo la oposición y, al mismo tiempo, Andalucía lo quiere.

La postura de esta federación la ha aclarado la secretaria de Organización, Susana Díaz. Pero tras preguntarle si Andalucía le apoyaba para que aspire a la secretaría general la respuesta fue evasiva. “El PSOE de Andalucía quiere un congreso de unidad”, apostilló.

Desde Galicia, el alcalde de Lugo, Xosé López Orozco, ha defendido que "podría ser un buen candidato" a secretario general. "Hace falta una buena dirección para esta etapa de oposición que toca vivir". 

"Más de un candidato"

Las palabras de Tomás Gómez, secretario general de Madrid, pueden interpretarse de manera diferente a las de Óscar López, Griñán y Susana Díaz. “Voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que haya más de un candidato y voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que se cumpla la voluntad de los militantes”, ha dicho Gómez, que también ha reclamado primarias -que no están previstas para la elección del secretario general- para que las bases participen en el proceso.

Gómez ha defendido la misma tesis en la reunión de la ejecutiva regional del PSM que ha celebrado esta mañana. El líder socialista ha anunciado que propondrá en el comité federal del PSOE previsto para este sábado que la militancia participe en la elección del próximo número uno del partido, informa Jesús Sérvulo González. Algunas voces de la dirección socialistas de Madrid le han recordado que como la iniciativa no se ha votado, deberá ser una propuesta personal y no de la federación madrileña. Fuentes del partido han precisado, además, que para que los afiliados puedan participar en el Congreso federal para elegir al sustituto de Zapatero, deberá modificarse los estatutos del partido. "Y eso solo se puede hacer en el Congreso federal", añaden.

Y mientras, en lo interno, el PSOE bulle como una olla a presión. A la espera de que Rubalcaba deshoje la margarita, se vive con incertidumbre cómo quiera llevar el procedimiento Zapatero. El lunes anunció que será neutral si surge más de un candidato. Pero algunos recuerdan que ya prometió neutralidad en primavera y luego se posicionó, junto a los barones regionales encabezados por el lehendakari, para que Rubalcaba fuera candidato en un proceso sin rivales. Hasta el punto hubo presiones que, antes de presentarse, Chacón presentó su renuncia a concurrir.

Algunos dirigentes temen que Zapatero quiera para el XXXVIII Congreso un proceso similar al XXXV Congreso en el que él fue elegido, pero con la intervención de las bases. Eso provoca inquietud entre los cargos orgánicos porque el proceso pueda resultar caótico.