Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CHOQUE DIRECTO EN LA RECTA FINAL DE CAMPAÑA

El PSOE usa el aviso de recortes de Cospedal para meter miedo con Rajoy

Dirigentes del PP ratifican la idea de que los españoles entenderán las reformas

"Los que nunca protestan van a protestar muchísimo"..  María Dolores de Cospedal augura protestas si el PP gobierna: "Algunos que hasta ahora nunca han protestado van a protestar muchísimo, y vamos a tener la calle llena de manifestaciones, de pancartas. No importa. Estamos preparados".

La campaña electoral entra en su recta final y los mensajes de unos y otros se polarizan. El PSOE está profundizando en el discurso del miedo al PP, al que acusa de tener en mente más recortes -y señalan directamente a la secretaria general, Dolores de Cospedal, por haber advertido de que las medidas del futuro Gobierno de Rajoy van a provocar protestas-, pese a no desvelarlos en su programa electoral. Mientras, el candidato popular, Mariano Rajoy, calla sobre las propuestas, pero ha comenzado a rebajar expectativas. Y algunos de sus mandos se anticipan a la victoria electoral y a defender que los recortes son necesarios.

Uno de estos últimos es el vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, que ha asegurado hoy de que "los españoles son ya suficientemente maduros como para entender que las reformas son necesarias y que sin ellas no hay recuperación económica". A lo que ha apostillado: "No hacer reformas nos conduce al hoyo".

En la misma línea, el consejero castellanomanchego de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, se ha empeñado en matizar las declaraciones de Cospedal. Ha explicado que, si gana Rajoy, no habrá recortes, pero sí austeridad en el gasto. Conceptos similares, aunque no se expresen con sinónimos. Y ha defendido la necesidad de rebajar el gasto, al menos en su área, sanidad, para "sostener el sistema". En cualquier caso, el consejero ha echado leña al fuego contra los sindicatos antes de que osen siquiera manifestarse -tanto UGT como CC OO han sido prudentes al respecto y han dicho que esperaran a lo que ocurra tras el 20-N- y les ha reprochado no haber protestado contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, "que ha generado cinco millones de parados". Aunque sí lo han hecho.

Los españoles son ya suficientemente maduros como para entender que las reformas son necesarias y que sin ellas no hay recuperación económica"

ESTEBAN GONZÁLEZ PONS

Declaraciones similares las han realizado el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, número cuatro de la lista de Rajoy, que ha defendido que el PP sí tiene las medidas que necesita España, que serán "aplaudidas por Europa y por todo aquel que sepa que ese es el camino a seguir". También Alberto Fabra, presidente de la Generalitat: "Si algunas personas estaban esperando que llegara el PP para hacer manifestaciones, pues eso no se puede impedir". Y ha puntualizado: "Habrá que tomar decisiones difíciles y habrá personas que a lo mejor no lo quieran entender, pero la acción de gobernar es eso: tomar decisiones adecuadas para poder sacar adelante este país". O la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, que ha justificado los recortes, aunque veladamente. Ha asegurado que Rajoy es "la única esperanza" de que España salga de la difícil situación economíca y que "los catalanes no se merecen que las cosas se hagan tarde y mal".

Precisamente estas declaraciones de dirigentes del PP, y también de otros muchos, como la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre -que ha puesto sobre la mesa que las medicinas sean gratuitas en función de la renta-, han servido hoy al candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, para insistir en el mensaje del miedo al PP por los recortes que pretende hacer, aunque no los revele en su programa. "“Señor Rajoy, usted no cuenta lo que tiene en la cabeza, porque si lo dice la gente le parará y no le votará”, ha dicho Rubalcaba. Y ha recordado que los que sí lo están diciendo son los barones regionales: "Dicen lo que oyen en casa".

En esa misma línea, han cerrado filas otros dirigentes socialistas, como el expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que ha criticado el "fraude electoral" que supone que el PP lleve "un programa oculto". Como la cabeza de lista por Valencia, Inmaculada Rodríguez-Piñero, que ha reclamado al PP que no engañe y diga "antes de las elecciones lo que piensa hacer". Y también el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez: "Creen que van a ganar las elecciones y prevén que habrá movilizaciones, pero los ciudadanos tienen muy claro qué les gusta y qué no y por eso están en contra de los recortes en educación de la Comunidad de Madrid y lo están demostrando".

Mientras, Mariano Rajoy, ha comenzado también a rebajar expectativas. En un acto con empresarios en Murcia, tras conocer el dato del estancamiento económico, ha advertido de que la contracción económica prevista para este año traerá como consecuencia que no se crearán suficientes puestos de trabajo ni se cumplirá el nivel de ingresos del Estado. Y ha pedido la colaboración de la sociedad, porque, ha afirmado, un Gobierno "por bueno que sea, ni lo puede hacer todo, ni lo hará todo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >