Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castedo asume que “apañó” un plan de Ortiz obligada por Fomento

La alcaldesa está acusada de un supuesto favor al empresario en el trámite del Plan General

El empresario Enrique Ortiz y la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, en el palco del estadio Rico Pérez.
El empresario Enrique Ortiz y la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, en el palco del estadio Rico Pérez.

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, del PP, admitió ayer por primera vez en la sucesión de documentos que ha facilitado para tratar de desbaratar su implicación en caso Brugal que le comunicó al promotor Enrique Ortiz que le había “apañado” un problema detectado entre los programas urbanísticos Lomas de Garbinet y APA-9. Castedo está acusada por el fiscal en el sumario que investiga un supuesto favor del Ayuntamiento al empresario en el trámite del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). La llamada de la alcaldesa al promotor se produjo el 21 de mayo de 2008.

La regidora, no obstante, precisó que el comentario fue para anunciar al empresario que se había introducido una modificación a petición del Ministerio de Fomento. “Esta expresión [apañado] lleva a sospechar a los investigadores policiales y al fiscal que se había modificado el planeamiento urbanístico en beneficio del empresario”, señaló Castedo en el escrito de defensa facilitado a los medios de comunicación. “Pero nada más lejos de la realidad. Y a esa conclusión se habría llegado de existir una firme voluntad de trabajar bien... de investigar en base a la verdad”, añadió.

Calificación del suelo

De acuerdo con la documentación facilitada por la alcaldesa, el proyecto para desarrollar urbanísticamente Lomas de Garbinet se remonta a 1972 cuando la mercantil Calpisa, propietaria del suelo, presenta la propuesta. Sin embargo, en el PGOU de 1987 (vigente en la actualidad, ya que el nuevo documento no ha sido autorizado aún por el Consell) ese terreno se calificó como suelo no urbanizable. El propietario recurrió a los tribunales, que le dieron la razón y calificaron el suelo como urbanizable no programado.

En 2002, el concierto previo para la revisión del PGOU (aprobado por el Consell en 2003), introdujo un ramal directo de la autovía A-7 con la Vía Parque, que cruzaba el plan parcial APA-9, aprobado en 1993. En 2008, la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento comunicó al Ayuntamiento la necesidad de reformar el enlace Alicante Norte, “plasmado en la documentación expuesta al público en octubre de 2008”. Castedo sostiene que en cumplimiento del requerimiento, y de acuerdo con los informes de Fomento y de los técnicos municipales, el equipo redactor modificó lo planteado en 2008.