Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba rechaza una "salida colectiva" para los presos de ETA

"Este fin de semana hemos visto un paso claro hacia el final de ETA", dice el candidato socialista

El candidato socialista en un acto con militantes celebrado ayer en Alcorcón (Madrid).
El candidato socialista en un acto con militantes celebrado ayer en Alcorcón (Madrid). EFE

El exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba ha interpretado la adhesión de los presos de ETA al Acuerdo de Gernika como "un paso claro hacia el final de ETA". El candidato socialista se ha mostrado "prudentemente satisfecho" con la rubrica simbólica del documento ayer por parte de dos presos, cuando se cumple un año de la firma original del documento, pero ha insistido en que el paso definitivo será cuando la banda anuncie su final.

Rubalcaba ha asegurado "no es fácil de decir, pero lo cierto es que este fin de semana hemos visto un paso claro hacia el final de ETA". El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno ha recordado, sin embargo, que algunas peticiones de los presos son inasumibles por el Ejecutivo. Se refería, sobre todo, a la solicitud de una amnistía general para el colectivo de etarras que cumplen condena en la cárcel. Como ha recordado Rubalcaba, "según nuestra Constitución no hay amnistía, lo que hay es un Código Penal que se aplica preso por preso, individualmente". "En última instancia, cuando sea y como sea, se aplicará a ellos como al resto de los presos de España", ha recalcado.

"No existe una salida colectiva", ha insistido. El hasta hace poco responsable de la lucha antiterrorista ha subrayado que lo importante es que "el fondo de la cuestión es que lo que piden los presos de ETA es que pare la violencia, como ya hizo la izquierda abertzale". "Es un paso más. ¿El definitivo? No, el definitivo será cuando ETA pare", ha valorado el exministro, quien se ha mostrado, eso sí "prudentemente satisfecho".

"Hay que seguir, no hemos acabado aunque estamos viendo los últimos pasos de esta historia terrible que nos ha castigado desde hace casi 50 años", ha manifestado el exministro de Interior.

El sábado, Rubalcaba remarcó que tras este comunicado, no se puede decir ni que todo se ha acabado ni que no ha pasado nada. "Ha pasado una cosa inédita, importante, un paso adelante en un sector que hasta ahora no lo había dado", afirmó el exvicepresidente. En ese contexto, el candidato socialista reiteró que "estamos más cerca del final que ayer".

En una reunión con empresarios vascos el pasado 1 de septiembre, el candidato socialista aseguró que España se encuentra ante el final del terrorismo, aunque abogó por "no cometer errores" y seguir manteniendo la política antiterrorista. Igualmente, Rubalcaba consideró que a Bildu "le falta un trecho por recorrer" e instó a la coalición abertzale a que pida a ETA "inequívocamente" que la violencia ha terminado. "El final depende de la banda terrorista", sentenció Rubalcaba.

Ningún arrepentimiento

El presidente del Congreso, José Bono, ha considerado esta mañana que no hay que concederles ningún tipo de arrepentimiento a los presos de ETA, a los que ha definido como "lo peor de cada pueblo y lo más malo de cada familia de España".

En una entrevista en Onda Cero, Bono se ha referido así a la posibilidad de que se le esté haciendo la campaña a Bildu con el acto de adhesión de los presos de ETA al Acuerdo de Gernika.

El presidente de la Cámara Baja se ha mostrado convencido de que los reclusos que están cumpliendo sus penas no pueden ser presentados, "si no es faltando a la lealtad debida a España, como si fuesen pobres gentes que ya han sufrido mucho". Porque, en sus palabras, "han asesinado mucho y lo que deben hacer es cumplir hasta el último día en la cárcel".

Tras subrayar que ha ido a suficientes entierros "como para no olvidar a las víctimas y no tener la más mínima compasión por los verdugos", Bono ha recordado que Arnaldo Otegi le pegó un tiro en la pierna a Gabriel Cisneros y secuestró a Javier Rupérez.

"Le toca al Estado"

La dirigente abertzale Jone Goirizelaia ha afirmado por su parte que ahora "le toca al Estado dar pasos" tras "las implicaciones" de los presos al adherirse al Acuerdo de Gernika.

Goirizelaia ha subrayado que el pacto fue "un paso muy importante en el proceso que se inició de manera unilateral por la izquierda abertzale, que así fue visto por numerosos agentes sindicales, sociales y por partidos políticos que hoy hace un año se sumaron". "Había un objetivo que los firmantes del Acuerdo de Gernika tuvimos desde el principio, que era intentar incorporar al colectivo de presos políticos vascos a este acuerdo, por la importancia del mismo y por los contenidos", ha declarado en una entrevista concedida a ETB recogida por Europa Press.

El colectivo de reclusos "ya ha demostrado su compromiso, son más de 800 personas las que han dicho que sí a este acuerdo y en el acuerdo hay una parte que tiene que ver básicamente con ellos". A su juicio, "ahora le toca al Estado dar pasos".