Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último café de los portavoces parlamentarios

EL PAÍS reúne a todos los representantes de partidos en el Congreso en el último pleno

De izquierda a derecha: Gaspar Llamazares (IU), Ana Oramas (CC), José Antonio Alonso (PSOE), Soraya Sáenz de Santamaría (PP), Rosa Díez (UPyD), Joan Ridao (ERC), Josep Durán Lleida (CiU), Josu Erkoreka (PNV) y Francisco Jorquera (BNG). Ampliar foto
De izquierda a derecha: Gaspar Llamazares (IU), Ana Oramas (CC), José Antonio Alonso (PSOE), Soraya Sáenz de Santamaría (PP), Rosa Díez (UPyD), Joan Ridao (ERC), Josep Durán Lleida (CiU), Josu Erkoreka (PNV) y Francisco Jorquera (BNG).

En un receso del último pleno del Congreso de la legislatura, EL PAÍS ha reunido esta mañana en Casa Manolo, el emblemático bar donde se reúnen los diputados, a todos los portavoces parlamentarios. Allí, entre cafés y una charla distendida, aunque breve por la inminencia de las votaciones, se han tomado la fotografía que acompaña estas líneas. Mientras posaban, era evidente la buena relación que tienen fuera del hemiciclo. Al llegar Joan Ridao, portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, se abrazaba a la portavoz popular, Soraya Sáenz de Santamaría, mientras le pedía tomarse un café juntos, que ella ha aceptado encantada.

Durante la espera en el histórico restaurante, conocido por los pinchos de tortilla y las croquetas, la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha estado comentando su último descubrimiento culinario a los portavoces de UPyD, Rosa Díez, de IU, Gaspar Llamazares, y del BNG, Francisco Jorquera: un restaurante mexicano en la plaza del Alamillo.

Mientras posaban, era evidente la buena relación que los portavoces tienen fuera del hemiciclo

Nada más sacar el fotógrafo la cámara, y como Llamazares se ha colocado una pegatina con el lema Referéndum, Jorquera ha bromeado: "No desaprovechas una ocasión, Gaspar". Mientras buscaban su lugar en el retrato, la portavoz popular comentaba sobre su embarazo con el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, que estaba a su lado, y le ha explicado que espera un niño: "Lo llevo muy bien", ha agregado, pese a que apenas le quedan unos meses pues sale de cuentas el próximo 20 de noviembre, día de la convocatoria electoral. "Pero yo me quedé embarazada antes", ha dejado claro.

Las instrucciones del fotógrafo también han provocado las bromas. Sobre todo cuando ha pedido a Llamazares que se colocara "un pelín a la derecha". La petición la han celebrado todos entre risas.

Por la camaradería del momento, no se notaban las rivalidades políticas, aunque antes de la llegada del portavoz socialista José Antonio Alonso, varios diputados se despachaban criticando la gestión "errática" del Gobierno al cierre de la legislatura. Al final, la reunión terminó precipitadamente por la apretada agenda de Josep Antoni Durán Lleida, que debía reunirse con un embajador. "Lo siento", se disculpó.

Mientras los líderes rompían filas y volvían al Congreso -cuyo presidente José Bono, como despedida, les ha regalado magdalenas de Noblejas (Toledo)- los directores de comunicación de todos los grupos parlamentarios ocuparon su lugar y, también entre risas, fueron retratados. Era el último café de la legislatura. Pero los portavoces fueron tan austeros que la factura, pagada por este diario, ascendió únicamente a 4,50 euros. Y en ella no figuraba el plato estrella de Casa Manolo: las croquetas.

Un sudoku de agendas

Reunir a los portavoces parlamentarios en la última sesión plenaria del Congreso no fue fácil. Era un pleno complicado, con votaciones y despedidas, y las múltiples tareas lo complicaba todo. Fueron dos días de producción. Llamadas a los gabinetes de prensa y un sudoku de agendas. Los que más pegas ponían, los partidos mayoritarios. Llegó la hora de la cita y solo aparecían los portavoces del grupo mixto. Con mucho mérito, porque casi todos acababan de bajarse de la tribuna. Todos llegaban mirando el reloj y dispuestos a irse enseguida. 

El portavoz de ERC, Joan Ridao, decidió tomar el asunto entre manos. Tomó su móvil y llamó a los números personales de Soraya Sáenz de Santamaría y José Antonio Alonso. "Ven ya, que me tengo que ir", les dijo a ambos. El diputado catalán tenía una cita con dos televisiones y contaba con el tiempo justo para todo. Poco después, los dos portavoces de los grupos mayoritarios cruzaban la reja del patio del Congreso. Todo recto, por la calle de Jovellanos, apenas dos pasos hasta llegar a Casa Manolo.