Cebrián critica la “destructiva” política audiovisual de Zapatero

El periodista advierte de que “la burbuja ha comenzado a deshincharse”

Juan Luis Cebrián, ayer, en el Foro Nueva Comunicación celebrado en Madrid.
Juan Luis Cebrián, ayer, en el Foro Nueva Comunicación celebrado en Madrid.BERNARDO PÉREZ

La burbuja generada en el sector de los medios de comunicación ha pinchado. La inversión publicitaria ha cedido en tres años 2.500 millones de euros, la circulación de los diarios ha mermado entre el 5% y el 10% y 4.000 periodistas han perdido su puesto de trabajo; las televisiones de TDT se ven obligadas a cerrar o a sellar fusiones; la gente ya no compra libros. Juan Luis Cebrián, consejero delegado de PRISA y presidente de EL PAÍS, dibujó ayer en el Foro de la Nueva Comunicación un negro panorama de la industria de la comunicación.

Sobreendeudados, muchos medios se han visto abocados a procesos de reestructuración. “La burbuja ha empezado a deshincharse aceleradamente”, advirtió Cebrián, que fue presentado por el director de la Real Academia Española, José Manuel Blecua. En su intervención, el periodista y académico achacó a la política de José Luis Rodríguez Zapatero una contribución “muy negativa” al sector de los medios de comunicación. “La política del Gobierno no ha podido ser más destructiva para el sector”, aseguró. Puso como ejemplo “el caos” y la “destrucción de valor” derivados de la gestión llevada a cabo por el Ministerio de Industria.

Uno de los aspectos cuestionados por Cebrián fue la “intervención directa de los políticos” en la estructura de los medios audiovisuales con una finalidad política o económica. Por el contrario, en el ámbito de la prensa se ha producido una “ausencia clamorosa”. Eso ha dejado a los editores de diarios al albur del mercado, mientras que otros sectores industriales han recibido generosas ayudas para acometer su reconversión.

Tirando por elevación, Cebrián cuestionó la “ausencia de líderes políticos” capaces de afrontar la situación económica y lamentó la “parquedad e inoperancia” de Zapatero a la hora de afrontar la crisis. “No hemos contado con el líder político adecuado” y por eso España se encuentra “en un periodo de desprestigio”. Cuatro meses de periodo preelectoral es un síntoma claro de ese deterioro político: “Es una auténtica crisis nacional”, apuntó, “estamos sin Gobierno”. Además de criticar el “destrozo” audiovisual del ministerio que dirige Miguel Sebastián, el consejero delegado de PRISA aseguró que la política del Gobierno socialista no ha sido muy diferente de la que puso en marcha el PP. “Zapatero ha imitado a Aznar. Lo que pasa es que Aznar tenía unos amigos y Zapatero, otros”.

Ante el empuje del universo digital, Cebrián sostuvo que los medios tradicionales, inmersos en un panorama “rupturista”, se enfrentan a un cambio fundamental en la manera de comunicar informaciones o de consumirlas. Para afrontar los retos de un mercado global apeló al poder del español. Aunque tampoco en este terreno percibe que haya habido una política de apoyo por parte de las autoridades políticas en los últimos 30 años. “¿Qué no hubieran hecho los franceses si América Latina hablara francés?”, planteó.

En este sentido, Cebrián reafirmó el compromiso de PRISA y de sus accionistas para no trocear la compañía: “Al margen de los aspectos estrictamente empresariales, PRISA es una institución para la sociedad española y para América Latina”. Especialmente por el peso del español en un mundo global. “Y eso sí lo entiende bien el candidato a la presidencia del Gobierno por el PP”, agregó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS