El voto inesperado de López

El magistrado, exconsejero del Poder Judicial a propuesta del PP, no rompió la unanimidad

La sorpresa de la deliberación de ayer fue Enrique López. El magistrado de la sección segunda, exconsejero del Poder Judicial a propuesta del PP y eterno candidato de ese partido a magistrado del Tribunal Constitucional, es uno de los jueces que más fuerza han dado al caso Faisan, usado por la formación de Rajoy como azote recurrente del Gobierno. En febrero de 2010, en un auto cuya redacción endureció sin el acuerdo de sus compañeros de tribunal —que mostraron por ello su enfado al presidente de la Sala, Javier Gómez Bermúdez—, fue el primero en encontrar indicios de colaboración con organización terrorista en el chivatazo, que definió como un acto “de una gravedad sin precedentes en la historia de la lucha contra el terrorismo”.

Por ello, sus compañeros de la Sala esperaban ayer que se negara a revocar el auto de procesamiento del juez Pablo Ruz, que achaca ese delito a los cargos policiales investigados. Sin embargo, en un giro inesperado, aseguró desde los primeros contactos entre magistrados que no se opondría a dejar sin efecto la resolución de Ruz, lo que allanó el camino a la solución de consenso a la que finalmente se llegó. Superado ese obstáculo, los flecos de la decisión final se negociaron y perfilaron directamente entre Gómez Bermúdez y López. Tras los desencuentros iniciales, el resto de los magistrados aceptaron su propuesta por unanimidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS