Camps pide ahora que le juzgue el Tribunal Supremo

El expresidente reclama la nulidad del caso de los trajes

El expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, en una nueva maniobra para evitar sentarse en el banquillo y dilatar más aún el proceso, quiere ahora que sea el Tribunal Supremo el que le juzgue por la causa de los trajes, incluida en el caso Gürtel e instruida por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ), que ya ha decretado la apertura de juicio oral. Una nueva maniobra de Camps para evitar sentarse en el banquillo del TSJ.

En el último escrito antes de que el magistrado presidente del tribunal de jurado, Juan Climent, dicte el auto de hechos justiciables y señale la fecha del juicio, Camps ha apelado al Estatut de Autonomía que señala, que ante actos delictivos cometidos fuera de la Comunidad Valenciana, la responsabilidad penal de los miembros de las Cortes “será exigible ante la sala de lo Penal del Tribunal Supremo”. Camps indica que en el caso “de ser ciertos”, los hechos que se le imputan —haber recibido regalos de la trama Gürtel— estos se produjeron en Madrid.

Además, afirma que, según la Constitución, el juez o el tribunal debe de estar predeterminado por la ley, por lo que, según afirma en su escrito, la elección errónea del tribunal anularía todo el procedimiento. De ser atendida esta petición, el caso, después de más de dos años y de haber pasado por tres tribunales, habría de comenzar de cero y, por lo tanto, el juicio no se celebraría antes del 20N, algo que el PP trata de evitar a toda costa.

El abogado de Camps afirma que el instructor de la causa, José Flors, generó “indefensión” al no determinar de qué prendas está hablando como posibles regalos o dádivas, ni concreta su valoración, pese a que estos datos estarán recogidos en el auto de hechos justiciables. Esta omisión, según alega, determina la vulneración de la tutela judicial efectiva.

El letrado esgrime la “doctrina Bono” y alega además que el instructor se aparta de ella y considera delito algo que el Supremo establece que no lo es. Según este órgano jurisdiccional, argumenta la defensa, el delito no existe en el momento en que existen relaciones diferentes de la simple condición de cargo público entre quien realiza el regalo y quien lo recibe.

Francisco Camps solicita que se designe ahora al Tribunal Supremo como el competente en la causa de los trajes y apunta la posible nulidad del procedimiento pero, en cualquier caso, ante la posibilidad de que no se atendienda ninguna de sus peticiones, el expresidente realiza otras peticiones previas al señalamiento del juicio con jurado, tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) de decretar la apertura de juicio.

Así, solicita la inclusión de una de las conversaciones intervenidas por la políca por orden judicial en la que, en abril de 2009, Pablo Crespo, hablando con su abogado, dice que él jamás pagó trajes a Camps. Estas conversaciones, según recuerda en su escrito el letrado de Camps, no han sido anuladas por ningún tribunal.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS