Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba asegura que recaudará 2.500 millones con impuestos a bancos y ricos

El candidato socialista destinará los ingresos de los gravámenes a crear empleo juvenil

El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la entrevista en la SER.
El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la entrevista en la SER.

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado este lunes que "tocará los impuestos", en concreto los referidos a los grandes patrimonios y a los bancos, lo que supondrá unos 2.500 millones que destinará a crear empleo, en especial para los más jóvenes. En una entrevista en la cadena SER, Rubalcaba ha asegurado que "gastará dinero del Estado en crear empleo" y ha calculado que el aumento de la imposición a los grandes patrimonios aportará 1.400 millones de euros, que se sumarán a los más de 1.000 millones que supondrá el incremento impositivo a los bancos.

Rubalcaba ha añadido que esta medida estará incluida en su programa electoral y, de hecho, ha asegurado que estos dos impuestos están ya "decididos, trabajados y elaborados".

Sobre el impuesto del patrimonio, Rubalcaba ha comentado que no se refería "al actual [impuesto de] patrimonio, que hacía recaer una parte sobre las clases medias" y ha apostado por "redefinir" este gravamen para que "los grandes patrimonios tengan que pagar más". El candidato ha añadido que en su programa estará muy detallado "qué va a hacer, cómo lo va financiar y a qué lo va destinar".

Rubalcaba ha asegurado que explicará "dónde va gastar el dinero" porque, en momentos de crisis, a la gente hay que decirle qué "esfuerzo se va a pedir, a quiénes y para qué". Ha descartado radicalmente recortar en educación o sanidad y, concretamente, fórmulas como el copago sanitario, y ha recordado que para preservar esos servicios hace falta dinero.

El ex ministro del Interior ha considerado que para decidir a quién votan el 20-N los españoles pueden comparar su experiencia de gobierno y de gestión de crisis con la del popular Mariano Rajoy: "Tienen que decidir si votan al señor Rajoy, que se enfrentó a la crisis del [petrolero] Prestige, o me votan a mí que me enfrenté a la de los controladores. Ahora decida usted".

“Otoño muy difícil”

El candidato socialista ha asegurado que se prevé "un otoño muy difícil" en relación con la crisis de la deuda y, aunque ha sido tajante en que España no está en riesgo, ha defendido la necesidad de prevenir "como el que espera un tormentón". Ha insistido en que ese riesgo no existe en la actualidad, pero también en que resulta imprescindible dar confianza a los inversores, a los que España pide diariamente 600 millones de euros.

Rubalcaba ha insistido en que él hubiera hecho la reforma constitucional (aprobada el viernes en el Congreso y que el miércoles votará el Senado) de otra manera, buscando más consenso y hablando con los grupos, pero ha admitido la urgencia de esa modificación y que el acuerdo de los dos grandes partidos, el PSOE y el PP,  "tiene mucho valor". El exministro del Interior ha recordado que los nacionalistas y los grupos de izquierda votaron a favor de la ley de Estabilidad Presupuestaria de 2006 y, por ello, ha afirmado que le cuesta entender que algunos ahora digan que ese principio pone en riesgo el Estado del bienestar.

Rubalcaba expondrá mañana en la Comisión Ejecutiva del PSOE su borrador para la Conferencia Política del partido socialista, que se celebrará entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre. En el cónclave, que marcará el pistoletazo de salida de la campaña a las generales, el candidato desgranará sus iniciativas, que incluyen la creación de empleo, promover una economía sana, la igualdad y la política democrática. Las ideas esbozadas hoy en la Cadena SER, asimismo, forman parte de las iniciativas que el dirigente socialista subrayará este mes, y que incluyen el impuesto para las grandes fortunas y los bancos, en una línea de políticas keynesianas que pretenden distanciar al PSOE de los polémicos recortes emprendidos por algunos de los dirigentes del PP como la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, o el jefe del Ejecutivo murciano, Ramón Luis Valcárcel.

Más información