Rajoy promete un Presupuesto para el primer trimestre del año próximo

El líder del PP promete una ley de transparencia y otra de emprendedores

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy.EUROPA PRESS

Contar con un Presupuesto para marzo de 2012 —con él ya investido como presidente del Gobierno, claro está—, establecer por ley un límite de gasto a Comunidades y Ayuntamientos, y bajadas de impuestos a las pequeñas y medianas empresas. Esas son en síntesis, las medidas anticrisis que el líder del PP, Mariano Rajoy, tiene previstas si su partido gana las elecciones el próximo 20-N. Las ha expuesto en una entrevista con la agencia Europa Press.

  • Presupuesto para 2012. Para Rajoy, lo ideal sería que los Presupuestos para 2012 estuvieran listos antes de final de año, aunque es consciente de que no va a poder ser debido al proceso electoral. Su idea es que se aprueben en las Cortes antes de que acabe el primer trimestre de 2012.
  • Ley de Estabilidad Presupuestaria. El líder del PP pretende reformar esa norma para establecer de forma legal un “techo de gasto a todas las Administraciones que no podrán sobrepasar”.
  • Ley de Emprendedores. Así es como denomina Rajoy la norma de nueva creación que, según el líder del PP, facilitará la creación de empleo. Irá dirigida a emprendedores, pymes y trabajadores autónomos. Incluirá medidas fiscales, como reducir en cinco puntos el Impuesto de Sociedades a las pequeñas empresas.
  • Ley de Transparencia. La nueva ley en este campo prevista por Rajoy tendría como objetivo que los ciudadanos “tengan un conocimiento absoluto de en qué se gasta su dinero, qué contratos se hacen o cuáles son los procedimientos de adjudicación”. Además, el líder del PP propone una simplificación administrativa “de reducción de cargas burocráticas”, con el fin de hacer la vida “más fácil” a los emprendedores.
  • Otras medidas. El objetivo de Rajoy es reducir el déficit público, pero sin subir los impuestos ni tocar aspectos sensibles del Estado de bienestar, como sanidad, educación o pensiones. Ese fin, asegura, se conseguirá mediante la reducción “del gasto corriente y del gasto superfluo”. Por este último entiende “un sinfín de organismos públicos sin utilidad” que pretende menguar. También promete una oferta de empleo público “bien estudiada” para tener “un Estado fuerte” pero “no infinitamente costoso”.
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS