Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacias de Castilla-La Mancha cerrarán el 11 de agosto

Los farmacéuticos realizarán actuaciones para protestar por el dinero que les debe la Junta

López-Torres, presidenta del Consejo Regional de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha.
López-Torres, presidenta del Consejo Regional de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha. Europa Press

Los Colegios de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha solicitarán un permiso de cierre de las farmacias de la región para el próximo 11 de agosto. Además llevarán a cabo distintas movilizaciones hasta mediados de septiembre, todo ello en protesta por la deuda que mantiene con ellos el Gobierno autonómico. Así lo ha avanzado a Efe la presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cuenca, Marta Martínez.

Este miércoles, en rueda de prensa, Rosa López-Torres, presidenta del Consejo Regional de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha, especificó que el Gobierno regional ingresó a los farmacéuticos la mitad de la deuda por la dispensación de las recetas de mayo. El Ejecutivo castellano-manchego sigue debiendo no obstante al Consejo Autonómico 75 millones de euros de los meses de mayo y junio. A ellos se sumarán otros 50 millones el día 10 de agosto cuando se presente la factura de julio, según ha declarado Martínez.

La presidenta del Colegio de Cuenca ha precisado que hoy las 1.300 farmacias de la región dispondrán de los formularios en los que solicitar a la Junta el cierre de sus establecimientos el 11 de agosto y que serán los Colegios Oficiales los encargados de cursar la petición. Martínez ha destacado, sin embargo, que ese día se garantizará el servicio y que las farmacias de guardia permanecerán abiertas.

Martínez ha avanzado además que el Consejo Autonómico de Colegios Oficiales también ha decidido realizar una reclamación judicial de la deuda de la Junta a partir del día 1 de septiembre. Y ha añadido que se solicitará permiso para llevar a cabo una concentración en Toledo el próximo 21 de agosto. Otra movilización prevista si persiste la situación es un cierre de las farmacias del 15 al 21 de septiembre.

Ya a mediados de julio, las farmacias manchegas alertaron del riesgo de desabastecimiento que sufrían. Dolores Espinosa, presidenta de Fefcam, la principal patronal de farmacéuticos de Castilla-La Mancha, denunció entonces que los 1.300 boticarios de la región no cobraban desde mayo, la primera vez que ocurre en la historia de la Junta. Fuentes del sector avanzaban entonces que las reboticas almacenaban existencias para 15 días.

Ante esta situación, el diputado socialista y portavoz de Sanidad en las Cortes de Castilla-La Mancha, Fernando Mora, ha instando a la Junta a que "se tome en serio el problema" de la deuda con las farmacias porque es un asunto, ha dicho, "de primera magnitud". Mora ha insistido en que la "estrategia" del Gobierno de José María Barreda fue pagar 50 millones de euros mensuales a las farmacias "todos los meses de todos los años durante siete años". Según Mora, el anterior Ejecutivo pagó su última factura el 20 de mayo, dos días antes de las elecciones autonómicas que ganó el PP.

El Gobierno autonómico por su parte anunció la semana pasada que había abonado a los farmacéuticos de la región parte de las cantidades adeudadas, en concreto cerca de 24 millones de euros. La Junta señaló que "todo tiene su origen en la grave situación de tesorería de las arcas regionales, que han hecho imposible para el nuevo Ejecutivo el mantenimiento del calendario de pagos sin ajustarlo, de forma inevitable e inmediata, a la realidad financiera de la Administración de Castilla-La Mancha". Para el Ejecutivo regional, "la consecuencia más notoria de la anterior gestión es que mediado 2011 no haya recursos para abordar con normalidad el resto del ejercicio, provocando una situación inédita y de una más que notable gravedad".