Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ripoll se apunta al paro tras ocho años con 100.000 euros de sueldo

El expresidente de la Diputación pugnaba por un cargo luego de ser defrenestrado en la Diputación

Despedida de José Joaquín Ripoll como presidente de la Diputación de Alicante.
Despedida de José Joaquín Ripoll como presidente de la Diputación de Alicante.

José Joaquín Ripoll, expresidente de la Diputación de Alicante y actual presidente provincial del PP, se apuntó ayer a las lista del paro. La iniciativa de Ripoll, descabalgado de la cúpula de la corporación provincial por el otrora sector campista, se produce después de ocho años en el cargo público con un sueldo rayano los 100.000 euros. El líder del PP es uno de los cabecillas de la trama corrupta que investiga el caso Brugal. El juez le imputa cinco delitos, entre ellos un supuesto cohecho por la adjudicación de la planta de basura del plan zona de la Vega Baja.

El informe policial aportado al sumario refleja que, tras la adjudicación del contrato de la basura, la familia Ripoll generó unos ingresos no justificados de 1,3 millones de euros. Y además que en ese período, entre 2008 y 2010, solo realizó un extracto en sus cuentas, en concreto 20 euros de un cajero.

La decisión de Ripoll de inscribirse en las lista de la oficina del Servicio Valenciano de Empleo (Servef) también deja en el aire el supuesto pacto alcanzado con el sector campista el pasado mes de junio cuando fue descabalgado de la presidencia de la Diputación, en beneficio de la alcadesa de Sant Vicent del Raspeig, Luisa Pastor. El entorno del líder del PP difundió entonces que Ripoll se rendía a cambio de un puesto en otro organismo público de la provincia. Entre esas alternativas se barajó la presidencia de la Autoridad Portuaria de Alicante o la de la Institución Ferial Alicantina (IFA). Fuentes próximas al bando campistas negaron ayer este sector ofreciera algunas de esas alternativas a Ripoll.

Tras perder la presidencia de la Diputación, Ripoll solo tiene en la actualidad un cargo público, concejal del Ayuntamiento de Alicante. Pero esta institución está en manos de su más encarnizada rival en los últimos años, la regidora Sonia Castedo. La primera edil ha dejado sin sueldo a Ripoll -no le ha asignado ningún delegación ni lo incluido en ninguna comisión. Por tanto, el veterano político popular se ve abocado a un sueldo de unos escasos 200 euros al mes por asistencia a los plenos.