Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo prepara más recortes al fracasar su petición de 243 millones a Hacienda

La Xunta presentará un recurso de inconstitucionalidad contra la financiación

Feijóo y la conselleira do Mar, Rosa Quintana, tras el Consello de la Xunta de ayer.
Feijóo y la conselleira do Mar, Rosa Quintana, tras el Consello de la Xunta de ayer.

Los presupuestos más restrictivos de la historia de la comunidad autónoma están abocados a un nuevo recorte de 243 millones de euros, la cantidad que reclama la Xunta en aplicación del Fondo de Cooperación y que incluyó en sus cuentas para 2011 pese a las advertencias en sentido contrario del Ministerio de Economía y Hacienda. Feijóo se encontró en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) del miércoles con el no definitivo del Gobierno, lo que le obliga a “disminuir todas las capacidades de gasto” posibles. Es decir, que aplicará la tijera, sin garantizar siquiera que los nuevos recortes no vayan a afectar a partidas relacionadas con sanidad, educación o dependencia, más allá de expresar su voluntad de “intentar preservar los servicios públicos esenciales”.

El fracaso de las pretensiones de la Xunta en el Consejo Fiscal, concretadas en los 243 millones del Fondo de Cooperación y la petición, también denegada, de que se aplace la devolución de la deuda que mantiene con el Estado, monopolizó la conferencia de prensa de Alberto Núñez Feijóo tras presidir el Consello de la Xunta de ayer. El jefe del Gobierno gallego tachó de “fraude” el CPFF del miércoles, y anunció como una decisión “definitiva” la presentación de un recurso de inconstitucionalidad. “Nos engañaron a todos”, lamentó Feijóo, que recogió unas declaraciones del vicepresidente Manuel Chaves en las que pedía a las comunidades autónomas que no le endosen al Gobierno la culpa de sus recortes como una invitación a meter la tijera.

Feijóo consideró “evidente” que las haciendas autonómicas ser verán afectadas por la negativa del Gobierno a sus demandas, y pronosticó incluso el “colapso financiero” de algunas de ellas en el último trimestre del año. “Muchísimas tendrán dificultades para afrontar el gasto corriente inaplazable”, añadió. ¿Qué hará Galicia? “Lo mismo que en los dos últimos años: preservar la solvencia de la comunidad autónoma y seguir intentando cumplir el objetivo del déficit”, contestó. Sin déficit y sin aplazar pagos, la alternativa no es otra que los recortes, reconoció el presidente de la Xunta.

Los 243 millones de euros que presupuestó pese a las advertencias de Gobierno y oposición fuerzan a la Xunta a renunciar a más del 2% de sus gastos. La cantidad que la hacienda autonómica dejará de ingresar equivale a la inversión en infraestructuras sanitarias, y es casi el doble del presupuesto de la Consellería do Mar o el 67% de las partidas destinadas a cumplir con la Ley de Dependencia.

La solución ofrecida por la vicepresidenta económica, Elena Salgado, de financiar el 50% de la deuda de las autonomías con el Estado a través del Crédito Oficial (ICO) la tachó Feijóo de “broma”, aunque no descartó que Galicia se acoja a esa posibilidad. Según el presidente de la Xunta, Saltado solo intentó con esa propuesta “buscar un titular”, y demostró que “no forma parte de la agenda del Gobierno” la financiación de servicios sanitarios, educativos o de dependencia.

Feijóo centró todas sus esperanzas en una eventual victoria electoral del PP de Mariano Rajoy en las próximas elecciones generales. Lo hizo, por un lado, para confiar en un aplazamiento de la deuda, derivada de las cantidades ingresadas de más durante los ejercicios críticos de 2008 y 2009, en lo que definió como “presupuestación fraudulento”. Pero también para evitar devolver competencias al Estado, tal y como amagan con hacer otras comunidades del Partido Popular. El presidente de la Xunta aseguró de hecho que, de comenzar ahora una legislativa con Zapatero al frente del Gobierno, “sería posible” esa renuncia. Pero Galicia “mantendrá sus competencias sostuvo porque tiene el compromiso del candidato del PP de conceder lo que ahora niega” el Ejecutivo central.