Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artur Mas ofrece apoyo al PP a cambio del pacto fiscal

Duran Lleida prefiere acercarse al PSC para evitar un castigo en las urnas

Artur Mas y Alicia Sánchez-Camacho.
Artur Mas y Alicia Sánchez-Camacho. EFE

Los vientos que apuntan a un adelanto electoral llevaron ayer a Artur Mas a poner de nuevo encima de la mesa la contrapartida que pedirá al próximo Gobierno si quiere establecer un acuerdo estable con CiU. El “pacto fiscal”, el equivalente al Concierto Económico vigente para el País Vasco y Navarra será la principal reivindicación. Eso sí, Mas admitió que toda su estrategia se desmoronará si el PP consigue mayoría absoluta.

El líder de CiU y presidente de la Generalitat ha fijado el concierto económico como principal bandera de la legislatura catalana y es lo que le permite mantener alto el pabellón soberanista mientras pacta con el PP la mayor parte de sus iniciativas legislativas.

Con todas las encuestas apuntando al PP como futuro inquilino de La Moncloa, Mas aseguró que el papel de CiU debe ser el de “evitar una mayoria absoluta” de los populares que reduzca el margen de la federación para negociar el pacto fiscal. “Si el PP obtiene mayoría absoluta, evidentemente no nos hará ni caso, pero tenemos que plantearlo igualmente”, añadió en una entrevista a TV3.

CiU está divida en su estrategia para las elecciones generales. En Cataluña, el PP asume cada día más el papel de socio estable, algo que incomoda a buena parte del electorado de CiU. Conocedor de este estado de ánimo, Josep Antoni Duran Lleida, que hoy será nombrado candidato a las generales por CiU, pidió ayer que Artur Mas dé prioridad a acuerdos con el Partit dels Socialistes (PSC). Se trata de insuflar aire a un PSC en estado de shock tras perder el poder en Cataluña y en numerosos Ayuntamientos y ayudarle a evitar una mayoría absoluta del PP.

Sin embargo, Artur Mas ha hecho caso omiso a la demanda de Duran Lleida y ayer por la tarde ofreció a la líder del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, la fotografía que esta había venido buscando desde el comienzo de la legislatura catalana y que la entroniza como socia prioritaria de CiU. La fotografía llega días después de pactar los Presupuestos catalanes, pero Sánchez-Camacho no quiso fotografiarse entonces junto a Mas porque entiende que las cuentas son impopulares por los recortes sociales que contienen. Ayer, CiU y PP utilizaron otro pretexto para formalizar su relación: firmaron un acuerdo de mínimos sobre medidas para enderezar la economía en Cataluña. El pacto es un conjunto de generalidades que solo obligan al Gobierno a crear una comisión que evalúe nuevas medidas pero le permite al PP enviar a su electorado una imagen de partido de gobierno.