Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las opciones de Camps

El presidente de la Generalitat podía evitar el juicio reconociendo que ha cometido el delito

Francisco Camps, en una imagen de archivo
Francisco Camps, en una imagen de archivo

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, no tiene muchas opciones. Pero sí alguna. Tiene la posibilidad de dimitir y evitar al PP el trago estival de tener procesado a uno de sus, supuestamente, barones. Dimitir y centrarse en la resolución de las acusaciones que pesan sobre él y que le han apocado a ser juzgado por recibir regalos de la trama Gürtel, en el caso de los trajes. Pero es una opción que no baraja, según los dirigentes del PP que han hablado con él y de él desde el viernes.

Descartada la opción de alejarse de la vida pública, le queda la de permanecer en ella, habiendo de hacer frente a su procesamiento y a la exigencia de una explicación política de su decisión, que no le incumbe solo a él sino a todo el partido que lidera Mariano Rajoy. Y decidida esta posibilidad, también caben otras. Tiene la opción de esperar a la celebración del juicio, con jurado, y someterse a lo que decidan los nueve ciudadanos que dilucidarán si es culpable o no culpable de haber recibido las dádivas ofrecidas en condición de su cargo.

Y tiene la posibilidad de negociar, una opción que ha tenido durante el tiempo que ha durado la instrucción, que sigue viva y que supone que, de llegar a un acuerdo de conformidad, le evitaría someterse al juicio del jurado pero admitiendo que ha cometido un delito, declarándose culpable y aceptando tener estos antecedentes penales.

De optar por llegar a la conformidad, al acuerdo, Camps debería, tal como figura en la Ley del Jurado, aceptar la pena más grave, que es la que formula la acusación popular, que representa a los socialistas valencianos y que, por el delito de cohecho pasivo impropio, pide una multa de 49.000 euros, algo más elevada que la que reclama la fiscalía. Si admitiera esta pena y se declarara culpable evitaría su juicio pero no el de los demás, aunque los otros tres procesados, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret también tiene la misma posibilidad. En el caso de aceptar su culpabilidad antes del juicio, Francisco Camps no sería interrogado e, incluso, podría ausentarse de la vista.

Camps trató que se admitiera como prueba un acta notarial con fotografías de sus armarios

La opción de la conformidad existe hasta el momento en el que se celebre la vista y a partir del momento en el que se personen, para lo que disponen de un plazo de 15 días tras el auto de apertura de juicio dictado por el juez Flors. En esa personación, las partes vuelven a tener la opción de plantear sus argumentos. En el caso del letrado del presidente de la Generalitat podría volver a intentar que se aceptara como prueba el acta notarial con las fotografías de sus armarios, en los que cuelgan sus trajes etiquetados con distintivos de distintos establecimientos o las imágenes institucionales en las que aparece luciendo distintas prendas que, es de suponer, no fueron regaladas por la trama corrupta. El juez ya rechazó estas pruebas en la vista preliminar pero Camps podría intentar plantearlas de nuevo.