IU sorprendida: "Parece que Monago 'habla marxismo' en la intimidad"

IU en Extremadura no dará marcha atrás en su decisión, que dará el Gobierno al PP el jueves La coalición advierte de que su abstención "no es una carta en blanco" para Monago

El coordinador general de IU en Extremadura, Pedro Escobar en la Asamblea de Extremadura. Detrás, su compañero de formación Alejandro Nogales.
El coordinador general de IU en Extremadura, Pedro Escobar en la Asamblea de Extremadura. Detrás, su compañero de formación Alejandro Nogales.JERO MORALES / EFE

Izquierda Unida en Extremadura (IU-V-SIEX) quiere dar un voto de confianza a José Antonio Monago, que será, merced a su abstención en la votación de investidura, el primer presidente del Partido Popular (PP) en la comunidad tras 28 años de gobierno socialista. Monago prometió en su discurso de investidura medidas opuestas a la doctrina de su partido. Tanto que el diputado de IU Víctor Casco ha llegado a la conclusión, con sorna, de que "si Aznar hablaba catalán, parece que Monago habla marxismo en la intimidad".

Pedro Escobar, el coordinador de la coalición, reconoce que las ofertas de Monago, como instar al Estado a recuperar el impuesto de patrimonio o renunciar a que se elimine el de sucesiones, en contra de la postura de Génova, "son sorprendentes en un dirigente del PP". "Habrá que ver si esas cesiones al final son reales o no", manifiesta con una pátina de escepticismo, pero insiste en que su formación no desistirá en ninguno de sus 12 mandamientos.

Los diputados de IU afrontan los próximos cuatro años con ganas de cambio, convencidos de que tienen por delante una "legislatura apasionante", que promete "mucho diálogo y finura política". Como explica el diputado Alejandro Nogales, "inicialmente se le ve [a Monago] como un presidente dispuesto a hablar de todo. Habría que valorar si esto viene dado por la aritmética parlamentaria [solo tiene 32 diputados y necesita 33 para aprobar cualquier iniciativa] o la experiencia de estar en la oposición con mayoría absoluta". Y para ilustrarlo, cree que es muy buena señal que ya se haya comprometido a recibir a la Plataforma Ciudadana Refinería No, que según Nogales, ha intentado en vano reunirse con el Gobierno socialista de la Junta durante los últimos siete años. "Esa es una de las reglas básicas de la sociedad democrática. No tiene porqué estar de acuerdo con sus reivindicaciones, pero esa actitud dialogante inicial es positiva", subraya antes de confesar que siempre ha sido un optimista.

"Una decisión tan difícil, tan elaborada, con tantos arañazos como ha producido, no se puede cambiar"

Los tres diputados tienen su mirada puesta ya en los cuatro años que vienen y ni se plantean dar marcha atrás en su decisión, por más que Cayo Lara, coordinador de IU federal, haya tratado hasta el final de convencerles para que reconsideren su postura. "Una decisión tan difícil, tan elaborada, con tantos arañazos como ha producido, no se puede cambiar", explica Escobar por teléfono mientras espera a que le resuelvan una avería en el coche que le ha sorprendido en la carretera tras el pleno en la Asamblea.

Nogales, aprovechando un punto de cobertura telefónica en su campo, donde se refugia en verano, añade que su decisión "está refrendada por los compañeros y compañeras que han votado" y defiende que han hecho un "proceso modélico". "Me da mucha tranquilidad estar con la mayoría de los míos. Si después tiene que venir lo que sea, pues que venga", insiste. Y si eso se concreta en sanciones, Escobar, el coordinador regional, asegura que las aceptarán "disciplinadamente, como miembros de la organización" que son.

"No renunciamos a ninguna de nuestras propuestas. Nuestra abstención no es un cheque en blanco"

Para quienes todavía se preguntan sobre la decisión de la federación extremeña, Escobar explica que si IU se ha movilizado contra el PSOE, sus recortes o las reformas laborales, es difícil justificar después que se les apoye. "Tenemos que quitarnos el complejo de ser el hermano pequeño del PSOE", reivindica.

Líneas rojas

"Haremos oposición: no renunciamos a ninguna de nuestras propuestas. Nuestra abstención no es un cheque en blanco", advierte Escobar. Aprobarán unas cosas y se opondrán a otras, asegura, de acuerdo a los intereses de los extremeños.

Puestos a no ceder, hay cuatro temas irrenunciables, como expone Casco. Son la renta básica para los ciudadanos extremeños sin ingresos; que la refinería Balboa, si se construye, no cuente con dinero de la Administración autonómica; que la sanidad y la educación sean públicas; y por último, la reforma de la ley electoral para eliminar el porcentaje mínimo del 5% del resultado electoral para tener representación parlamentaria.

"Si Vara necesita clases particulares de oposición, nosotros se las damos. Gratis"

Nogales ve en principio margen para llegar a acuerdos y hacer política social que no roce "los intereses de la derecha clásica de toda la vida", porque "las necesidades de Extremadura son mucho más perentorias que en otras comunidades autónomas". Darles solución, opina, "no es de derechas ni de izquierdas, es socialmente justo". La "pena", añade, es que no lo haya hecho el PSOE, aunque cree que comparten el deseo de tener "un Gobierno que dé estabilidad, pero que saque leyes progresistas, acuerdos de avance social".

Clases de oposición para Vara

"El PSOE necesita rodaje como oposición, lo he visto flojo, con algunos aspectos erróneos de concepción", opina el cacereño Víctor Casco sobre el discurso del presidente en funciones Guillermo Fernández Vara. "Tiene que asumir el resultado electoral. Si necesita clases particulares de oposición, nosotros se las damos. Gratis", le ofrece con humor. Nogales, que ya se refiere a Vara como "el expresidente", dice que ahora se dará cuenta de lo diferente que es estar del otro lado, donde no se cuentan con datos facilitados por el equipo de Gobierno y la lucha es "a pecho descubierto". De hecho Nogales confía en que la experiencia del nuevo presidente, Monago, en la oposición le dé "otro talante".

Vara ha pagado en las urnas "la prepotencia de Ibarra y los platos rotos de la crisis"

Escobar, al que su compañero de filas define como una persona "tremendamente tolerante y dialogante, con unos principios muy arraigados", reivindica el carácter de Vara. Lo considera diametralmente opuesto a la "prepotencia de [el expresidente Juan Carlos Rodríguez] Ibarra" y cree que ha pagado en las urnas esa herencia, junto a los "platos rotos de la crisis". El dirigente saliente tiene, según el coordinador regional de IU, un "discurso más consensuado y más abierto" en comparación a su antecesor, y subraya que firmó "muchos acuerdos con el PP, incluso sin necesitarlo". Por eso considera que no es de recibo el discurso lleno de "agravios y descalificaciones", muchos personales, que le ha dirigido el portavoz popular en la Asamblea, Luis Alfonso Hernández.

Escobar mantiene una relación "cordial y distante" con Monago. Con Vara es igualmente "cordial y más cercana", pero ambos son conscientes de que tienen una organización detrás de la que son portavoces.

En contraposición a los momentos de tensión "inusual e infrecuente" que ha protagonizado Hernández, "el señor Monago ha intentado al final reconducir el tema hacia el consenso y las decisiones compartidas". Y es esa actitud dialogante la que los tres diputados esperan que defina la legislatura del cambio en Extremadura.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50