Escuelas en Red
Coordinado por Rodrigo J. García

Profe, ¿dónde me apunto para ser ecodelegado? 

Una red de escuelas sostenibles de Madrid se abre camino hacia la innovación educativa. La implantación de una malla curricular pensada en sensibilizar a profesores y estudiantes sobre el medio ambiente, la sostenibilidad y el ecosistema es la base de su trabajo

JOSEBA GARCIA PLAZUELO

Utilizar papel reciclado, clasificar residuos, diseñar aplicaciones para calcular la huella de carbono, dialogar con vecinos e instituciones sobre problemáticas medioambientales, participar en tareas de conservación, crear aplicaciones para identificar ciclovías y aparcamientos de bicicletas o itinerarios transitables para caminar. Todo esto supone la mejora de nuestro bienestar e induce otro modo de enseñar y aprender: una restructuración organizativa y curricular del centro educativo.

Estudiantes y docentes toman consciencia del impacto de sus decisiones y comportamientos. El currículo y los estilos de relación se contagian de los comportamientos de cuidado. Ahora la protección del medioambiente en la institución escolar no se concibe sin el cuidado de sus moradores, de sus relaciones interpersonales. La interdependencia, la inclusión y la búsqueda de la igualdad son aspiraciones educativas irrenunciables. El cuidado del medioambiente se transforma en un motor de cambio pedagógico.

Regenerar la vida vegetal en los patios. Estudiantes de ESO y Bachillerato del Instituto Público de Educación Secundaria Alonso Quijano en Alcalá de Henares (Madrid).
Regenerar la vida vegetal en los patios. Estudiantes de ESO y Bachillerato del Instituto Público de Educación Secundaria Alonso Quijano en Alcalá de Henares (Madrid).Cedida por IES ALONSO QUIJANO DE ALCALÁ DE HENARES. 

El aprendizaje en profundidad que propicie una relación crítica entre aprendizaje académico y entorno adquiere relevancia. Los muros del centro se rebasan y se abre al barrio. En este camino se encuentra el Instituto Público de Educación Secundaria Alonso Quijano en Alcalá de Henares (Madrid), que se reinventa en torno al cuidado y la conservación del medioambiente.

Reinventarse y ser más sostenible

Al comienzo de cada curso escolar las tareas se acumulan. Docentes, estudiantes, agentes educativos y colaboradores retoman los contactos, agendan reuniones, ponen en marcha órganos de coordinación, revisan y actualizan programaciones. En el curso 2022-23, definen a la Atención Educativa, como el nuevo ámbito curricular alternativo a las enseñanzas de religión. Al tiempo, recolectan calabazas en el huerto, revisan el estado de los contenedores de residuos, los talleres de reciclado, las casas nido de los pájaros, la plantación de nuevas especies de árboles en el patio, etc.

Planifican las tareas de las Aulas Virtuales. Una de ellas con significado especial, la que prestan soporte al intercambio de recursos de un proyecto que les identifica como centro: Green Quijano.

Este curso es ya el cuarto que el instituto mantiene y refuerza, con este proyecto, su empeño por reinventarse y avanzar en ser más sostenible. Les sirve para referenciar todo tipo de actuaciones de cuidado del entorno más próximo, del barrio, de la ciudad e incorporarlas en todos los rincones del currículo y trabajos de aula.

El proyecto surge en 2018-19 con un debate en el que participa todo el centro sobre consumo y uso de plásticos. Esta iniciativa, ideada por la profesora de inglés de primero de bachillerato, nació para ejercitar la confrontación argumentada en inglés. Los estudiantes de segundo de bachillerato de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente, que se forman en técnicas de debate, asumen el liderazgo de este proyecto. Ellos son los más convencidos y, a la vez, los mayores impulsores. Cuentan con el apoyo de la Comisión de Coordinación Pedagógica.

La pregunta consensuada era: ¿Deben los poderes públicos prohibir el uso de plásticos? Más allá de decantarse por la posición favorable a la prohibición, lo más valioso fue “el trabajo de investigación y reflexión realizado por tantos estudiantes sobre temas ambientales”, comenta Mónica Mora, jefa de estudios del IES Alonso Quijano.

Esta sensibilidad se potenció por el interés del profesorado en la metodología de aprendizaje y servicio y el trabajo de la profesora de Biología de segundo de bachillerato que lo articula con la educación ambiental. La primera preocupación fue la alternativa a la acumulación de residuos urbanos, dada la problemática medioambiental de Alcalá de Henares (cierre del vertedero, contaminación atmosférica procedente de la industria, transporte y cercanía a Madrid, el riesgo medioambiental de espacios naturales cercanos como la ribera del Henares y el Parque de los Cerros). Al tiempo se celebraba en Madrid la cumbre del clima (COP25) y algunos estudiantes de tercero de ESO, que formaban parte del colectivo CAJE de niños y jóvenes del barrio, asumieron el rol de reporteros, informando de la evolución de la cumbre al resto de compañeros.

El proyecto se crea para atender estas preocupaciones, que evolucionan en sucesivas ediciones. En el curso 2019-20 se ocupan sobre todo de la sensibilización y concienciación de cuidado del medioambiente, en 2020-21 trabajan los residuos y el consumo responsable, en 2021-22 la protección y cuidado de la biodiversidad y en 2022-23, los recursos básicos: el agua y la energía.

Todos los departamentos didácticos revisan el currículo. El profesorado vincula cada materia con la temática ambiental, estableciendo tiempos de trabajo en el aula. A modo de ilustración recomendamos la consulta de actividades del proyecto Green Quijano Curso 2020-21.

Construir un semillero de bellotas, montar talleres de reutilización de desechos, preparar actividades de concienciación ambiental (carteles vivos, paneles, vídeos de concienciación), elaborar cartografías digitales y colaborar con el Ayuntamiento en la ubicación del contenedor de residuos orgánicos, participar activamente en la reforestación del patio, crear prototipos para el uso eficiente de recursos naturales (papelera clasificadora de residuos, sistema de autogeneración de energía, barco recolector de restos plásticos o altavoces sin consumo de energía), organizar concursos de fotografía de temática medioambiental, etc. El desarrollo de estas iniciativas impulsa nuevos escenarios de aprendizaje y descubre nuevas finalidades para la escolarización de los más jóvenes.

El confinamiento les sirve de impulso

Durante el confinamiento, obligados a seguir la modalidad de enseñanza virtual, no dejaron de idear iniciativas medioambientales. “La llegada de la pandemia en 2020 transformó nuestra relación con la naturaleza. Nos hizo descubrir tanto las consecuencias de la degradación a que la sometemos, como su rápida capacidad de recuperación cuando cesa temporalmente nuestra presión” (Candidatura premios nacionales de Aprendizaje Servicio 2021. Consiguen el Premio Salud y Medio Ambiente).

Se volcaron en las redes sociales, apoyados por el voluntariado del Ayuntamiento de Alcalá de Henares. Lograron gran difusión e impacto, sus mensajes aparecieron en el programa de fiestas del distrito. En el curso 2020-21, al volver a las clases presenciales, decidieron continuar y definieron los objetivos de la segunda edición Green Quijano: Reciclaje de residuos y consumo responsable.

Conscientes de la necesidad de ayuda en recursos y formación, se unen a la red de Escuelas Sostenibles de la Comunidad de Madrid. El profesorado recibe formación en educación ambiental. Se crea el grupo de Ecodelegados (comisiones de patio, ecotablón, difusión, residuos) y, desde el curso 2021-2022, cuentan con un horario estable para su organización y desarrollo de actividades. Constituyen el Comité Ambiental (docentes, familias, estudiantes y personal de administración y servicios), con responsabilidades en la planificación anual del proyecto, supervisión de las ecoauditorías y evaluación. Comienzan a aplicar los primeros modelos de análisis y mejora de la realidad medioambiental del centro (ecoauditoría escolar). Robustecen la red de escuelas compartiendo sus avances.

Tareas del Proyecto Green Quijano. El grupo de los Ecodelegados. Estudiantes de la ESO y del Bachillerato.
Tareas del Proyecto Green Quijano. El grupo de los Ecodelegados. Estudiantes de la ESO y del Bachillerato. IES ALONSO QUIJANO DE ALCALÁ DE HENARES.

Apuestan por transformar el instituto en un lugar de cuidado del medioambiente. Colaboran en la plantación de árboles, optimizan la sostenibilidad energética de los espacios educativos, clasifican, seleccionan y reciclan residuos, etc.; no solo del instituto, su acción abarca el barrio y la localidad. De ahí su interés por conocer las consecuencias de la pandemia en la vida de sus vecinos, en sus expectativas comerciales y en el tratamiento de los residuos. Deciden colaborar con los servicios municipales en la determinación de la ubicación de los contenedores de residuos orgánicos. Salen a la calle y elaboran un mapa interactivo de comercios y contenedores, escriben a los comerciantes y les entrevistan.

En el curso 2021-22 se ocupan de la Biodiversidad y estudian las especies de plantas que habitan el instituto. Quieren regenerar la vida vegetal de los patios con la plantación masiva de árboles y arbustos, el vareado del olivo y procesamiento de las aceitunas. Crean un huerto escolar, construyen casas para pájaros, etc. Su propósito era reducir la huella de carbono.

Construcción de semilleros de bellotas, a cargo de estudiantes de la ESO y del Bachillerato.
Construcción de semilleros de bellotas, a cargo de estudiantes de la ESO y del Bachillerato.IES ALONSO QUIJANO DE ALCALÁ DE HENARES.

“Nuestro instituto está cambiando” afirma Mónica Mora. Hay menos ruido en clase, porque han puesto paneles en el techo que reducen la contaminación acústica. El suelo está más limpio y han reducido residuos. Los ODS no son siglas extrañas, se debaten en clase y se pueden encontrar en un gran panel junto al ecotablón. Hay espacios agradables de encuentro en el patio. Han aprovechado la tala de árboles enfermos para construir mesas y bancos. Mientras tanto otros árboles, arbustos, plantas aromáticas y hortalizas van creciendo.

“Nuestro centro es un lugar abierto a nuevas ideas medioambientales y pedagógicas, que como comunidad nos hagan más respetuosos con el entono y con nosotros mismos. Nuestro proyecto educativo incluye el buen trato y la educación de calidad. Queremos tanto despertar vocaciones científicas como dar vida a nuestra biblioteca. Desde un instituto sin etiquetas, público, con gran diversidad en el alumnado y, por tanto, con una enorme riqueza”, comenta Frutos Blanco, director del instituto y el garante de la plantación en el patio de 190 árboles de especies diferentes y adaptadas a su entorno: cipreses, enebros, sabinas, saúcos, majuelos, endrinos, lentiscos, etc.

Ante el reto ambiental, profesores y alumnos trabajan juntos, las familias opinan, participan y colaboran, el personal de administración y servicios se implica. “Hay que montar la compostera”, “¿Tenemos fecha para el refugio de la Morcuera?”, “Está pendiente quedar con el voluntario de SEO (SEO Birdlife)”, “Los de Geografía están testando un modelo de planificación urbana con la Universidad de Alcalá de Henares”, “Oye profe ¿dónde me tengo que apuntar para ser ecodelegado?”

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS