Los discursos de odio se abren paso en TikTok antes de las elecciones de Kenia

Los comicios del país africano son la gran primera prueba de fuego en el continente para la red social, menos acostumbrada que otras al contenido político

Elecciones Kenia
Elecciones Keniaguoya (Getty Images)

En la imagen de portada aparece William Ruto empuñando una metralleta que mira al cielo. Arriba, escrito en mayúsculas, se lee: “El plan de Ruto para matar a Raila [Odinga, principal rival de Ruto por la presidencia de Kenia en las elecciones generales que se celebran este martes]”. Acto seguido, comienza un vídeo de 46 segundos en el que una marabunta de gente corre mientras un helicóptero intenta escapar. Para finalizar, se lee la frase: “Este ataque a Raila ha sido atribuido a los aliados de Ruto”.

El vídeo se subió el 4 de abril a la red social TikTok. El evento que muestra había ocurrido tres días antes, cuando el helicóptero que transportaba a Odinga recibió pedradas. Un día más tarde, Ruto condenó los hechos: “Trabajamos por unas elecciones libres de violencia. Siento lo ocurrido a Raila ayer, espero que aquellos que lo hicieron se arrepientan y vamos a investigarlo con la policía para llegar a la raíz del asunto”.

A pesar de ello, el usuario NaitwaKioko decidió subir las imágenes, que desde entonces han visto 2.823 personas. En su biografía, este perfil dice “Arma de alquiler” y en su portal acumula un total de 33 vídeos, relacionados con política keniana. Todos ellos apoyan a Odinga y lanzan acusaciones contra Ruto. El más popular, con casi 240.000 visitas, asegura que si Ruto vence cambiará la Constitución y gobernará para siempre, con fotos editadas del candidato con uniforme militar y la cara envejecida. Otro directamente acusa a Ruto de ser un asesino, mostrando una lista de supuestas víctimas. En una de imagen, editada, el político sale como un gánster, con su dedo como pistola.

Vídeos sobre política keniana en el perfil de TikTok del usuario @naitwakioko
Vídeos sobre política keniana en el perfil de TikTok del usuario @naitwakioko


TikTok es la plataforma más descargada en Kenia y una de las más populares de África, pero no está acostumbrada a vídeos políticos. En esta campaña electoral, la red social de origen chino ha sido acusada de negligencia por amplificar discursos de odio y desinformación como los de NaitwaKioko. Un estudio publicado por la Fundación Mozilla analizó 130 vídeos de 33 usuarios distintos con más de cuatro millones de visualizaciones en total y determinó que en la red social triunfan especialmente los contenidos que incitaban la violencia.

“El algoritmo de TikTok amplificó estos videos más veces que otras plataformas”, asegura a este periódico por correo electrónico el investigador Odanga Madung. “Los vídeos populares etiquetados como #siasa y #siasazakenya (política y política de Kenia, respectivamente) tienen cerca de un millón de visitas y, en contraste, la misma etiqueta en Instagram tiene menos de 100 publicaciones y los videos más populares fueron vistos unos cientos de veces”, añade.

Tras la publicación del estudio, TikTok retiró los vídeos más virales identificados en el informe. En sus políticas, la compañía no permite publicaciones con “incitación al odio” ni “ideología de odio”, por lo que Madung asegura que es una “negligencia” que atañe a su falta de experiencia: “TikTok es relativamente nueva y no ha estado sujeta a los altos niveles de escrutinio de otras plataformas que han estado renovando sus políticas de seguridad y pautas comunitarias”, comenta el autor del informe.

La propia compañía admite que no está acostumbrada a este contenido y asegura que está trabajando para ponerse al día: “Aunque TikTok no es un lugar para las noticias de última hora o los debates, y no aceptamos anuncios políticos pagados, estamos comprometidos con la protección de la integridad de las elecciones”, asegura el portavoz de la red social a preguntas de este medio. A mitad de julio, la red social publicó una guía sobre las elecciones que vincula al pie en los vídeos relacionados con los comicios y lanzó la campaña #TikTokForPeace con comunidades locales.

Falta de conocimiento de la realidad africana

La compañía asegura que trabaja con verificadores de la agencia de noticias AFP para proporcionar información fidedigna, pero no publica el número de personal que lo hace ni en qué idioma trabajan. Madung apunta que los moderadores de la red social trabajan con vídeos en idiomas que no conocen, lo que les hace perder el contexto en cuestiones irónicas o complejas.

“TikTok no ha hecho público el número de personal dedicado a arbitrar contenido en los idiomas populares kenianos”, asegura Madung. A pesar de que en Kenia el suajili y el inglés son las lenguas oficiales, mucha población utiliza su idioma local, que en elecciones puede ser utilizado para difundir información que genere discursos de odio interétnico. En 2007, más de 1.200 personas murieron en la peor violencia poselectoral y este año la Comisión Nacional de Cohesión e Integración (CNCI) asegura que en estos comicios existe más de un 50% de probabilidades de que haya violencia.

Aunque el hecho de que no haya ningún candidato favorito de la etnia mayoritaria kikuyu disminuye el riesgo de violencia interétnica, al ser el principal foco de otras comunidades en el pasado, la apretada carrera entre Odinga y Ruto, a los que les separa poco margen en las encuestas, eleva la tensión. “Las tensiones étnicas en Kenia son traumáticas y sinónimo de dolorosas heridas abiertas. Cualquier plataforma que amplifique y permita que florezca el discurso de odio está avivando un fuego volátil. En línea, estos incendios se manifiestan en millones de visitas, acciones y comentarios similares, pero fuera de línea, están provocando odio, miedo y violencia”, dice Madung.

Los jóvenes, más maleables

Otras redes sociales como WhatsApp y Facebook también han sido acusadas de falta de contención en el pasado y en esta campaña. A finales de julio, la Comisión Nacional de Cohesión e Integración amenazó a la compañía renombrada como Meta con suspender sus actividades en Kenia si no tomaban medidas contra las publicaciones que difunden odio.

La principal característica de TikTok es su popularidad entre la población joven, mayoría en un continente con una edad media por debajo de los 20 años. La red social de vídeos cortos triunfa gracias a adolescentes y ha popularizado a comediantes como el veinteañero senegalés Khaby Lane, que se ha erigido como el usuario con más seguidores del mundo.

En Kenia, los menores de 35 años representan al 75% de la población, pero menos de un 40% de los votantes.

En estos comicios se ha registrado un 5% menos de jóvenes que hace cinco años, lo que habla del desapego político de una generación que no se siente representada por la clase política. En este contexto, los vídeos de perfiles con mensajes radicales suponen un peligro mayor para la democracia keniana a largo plazo. “La escasa vigilancia de TikTok sobre el asunto puede perjudicar a grupos vulnerables como los jóvenes, que son utilizados por los actores políticos para incitar a la violencia, pero que también son víctimas de los efectos de un entorno político inestable”, finaliza Madung. Lo que ocurre detrás de la pantalla afecta a la calle, y las elecciones de Kenia están demostrando que la red social china ya no es solo una plataforma alegre de bailes y risas.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS