_
_
_
_
_
COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El premio que no quiere Hamás

Netanyahu, Irán y la milicia de Gaza coinciden en su rechazo a un Estado palestino comprometido con el respeto a la legalidad internacional

Ciudadanos palestinos buscaban el viernes a las víctimas de la familia Radwan bajo los escombros después de que un ataque aéreo israelí alcanzara su casa en el campo de refugiados de Rafah, al sur de la franja de Gaza.
Ciudadanos palestinos buscaban el viernes a las víctimas de la familia Radwan bajo los escombros después de que un ataque aéreo israelí alcanzara su casa en el campo de refugiados de Rafah, al sur de la franja de Gaza.HAITHAM IMAD (EFE)
Lluís Bassets

Lo han dicho voces autorizadas y otras lo han repetido sin autoridad alguna: reconocer el Estado palestino es un premio al terrorismo. Lo piensan y lo dicen, sabiendo lo que dicen, Netanyahu, sus ministros y sus embajadores. Y lo dicen, sin pensar lo que dicen, personajes como Isabel Díaz Ayuso y otros miméticos portavoces del Partido Popular.

Son coherentes los primeros con la idea mesiánica y supremacista de un Estado exclusivamente judío entre el Jordán y el Mediterráneo, incompatible con la tierra compartida entre dos naciones, la israelí y la palestina. No son coherentes los segundos con la política exterior de su partido ni con la posición española sobre los dos Estados mutuamente reconocidos y conviviendo en paz, aunque sean coherentes con el tropismo antisanchista que conduce a defender lo contrario de lo que diga el Gobierno.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Palestina ya forma parte de Naciones Unidas como Estado observador no miembro, condición que solo comparte con el Vaticano. Tiene un territorio internacionalmente reconocido, aunque es otro Estado el que lo controla y lo mantiene ilegalmente ocupado. De los 193 Estados socios son 139 los que se han pronunciado a favor de que también lo sea. Cuenta con una estructura administrativa, la Autoridad Palestina, de competencias y capacidades ínfimas, que ni siquiera controla la franja de Gaza. Solo falta la voluntad de reconocimiento israelí. Existió en Israel en tiempos de gobernantes como Isaac Rabin, el primer ministro asesinado en 1995 por los amigos de Itamar Ben-Gvir, el actual ministro de Seguridad Nacional.

Allí donde no hay Estado está garantizada la desprotección de la población. Lo saben los gazatíes, entre la sartén de Hamás y el fuego de Netanyahu. La Autoridad Palestina ya intentó el reconocimiento en la pasada década, pero sin éxito, por el veto de Estados Unidos, que lo fiaba a una negociación bilateral con Israel, tal como Washington ha repetido ahora y también las miméticas voces españolas. El argumento en contra es un sarcasmo, pues exige que sea resultado de una negociación que Netanyahu ha boicoteado en sus 16 años como primer ministro. Según el optimista argumento a favor, el reconocimiento internacional dará seguridad a Israel y, primero, impulsará la tregua, la liberación de los rehenes y la desescalada regional y, después, la negociación y la paz definitiva.

Hay otras voces en la región que rechazan de plano un Estado palestino comprometido con el respeto a la legalidad internacional, tal como exige la Carta de Naciones Unidas a quienes tiene que admitir como nuevos socios. Son las de Hamás e Irán, que solo quieren un Estado entre el Jordán y el Mediterráneo pero islámico, regido por la sharía, del que sean expulsados los judíos. Estas pretensiones monstruosas van como anillo al dedo a los ultraortodoxos y supremacistas judíos del Gobierno de Netanyahu, puesto que buscan lo mismo, pero al revés: todo el territorio para ellos, nada para los palestinos.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Lluís Bassets
Escribe en EL PAÍS columnas y análisis sobre política, especialmente internacional. Ha escrito, entre otros, ‘El año de la Revolución' (Taurus), sobre las revueltas árabes, ‘La gran vergüenza. Ascenso y caída del mito de Jordi Pujol’ (Península) y un dietario pandémico y confinado con el título de ‘Les ciutats interiors’ (Galaxia Gutemberg).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_