_
_
_
_
_
ANATOMÍA DE TWITTER
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Ni en Reyes

La red nunca descansa. No queda sitio para la inocencia, como muestran algunas cartas tuiteras a Melchor, Gaspar y Baltasar

Los Reyes Magos saludaban el jueves en un ascensor a su llegada al centro cultural Tabakalera de San Sebastián.
Los Reyes Magos saludaban el jueves en un ascensor a su llegada al centro cultural Tabakalera de San Sebastián.Javier Hernández

No se ha inventado un día más bonito que el de Reyes, la gran fiesta de la meritocracia: en teoría, si has sido bueno, te irá bien; si has sido malo, mal. Son momentos para dejarse llevar, para ver a Melchor, Gaspar y Baltasar llegar simultáneamente a distintas ciudades —en globo, en helicóptero, en paracaídas…—; para esquivar caramelazos en las cabalgatas; limpiar y colocar estratégicamente los zapatos; dejar servidas leche y galletas confiando en que los Magos — y sus camellos— quepan por la puerta de la cocina tras allanar tu morada cargados de regalos y para imaginar, también, que antes de todo eso han depositado sacos de carbón —con lo que mancha— en las casas de los conductores de autobús que te cierran la puerta en las narices después de ver cómo te pegabas la carrera del siglo o en los hogares de esos hombres y mujeres que caminan diez pasos por delante de su perro para no ver nunca la cagada que dejan delante de tu portal. Son, en definitiva, 24 horas de ilusión, de magia. Pero Twitter nunca descansa. En esta red social no caben las treguas, no hay sitio para la inocencia.

“No pido a los Reyes Magos que me traigan nada. ¡Pido que se lleven! Que se lleven a los miserables, a los pusilánimes, a los cobardes y a los tibios; que se lleven a todos aquellos que con su silencio cómplice colaboran con todos los que odian a España”, tuitea @javiergarciaisac. “Este año pido a los Reyes Magos de Oriente que traigan a los rojos palurdos de este país mucho trabajo, mucha faena, mucho curro, para que conozcan lo que es trabajar y madrugar”, dice @Edgar__es. “En nuestra carta a los Reyes Magos hemos pedido un gobierno que respete la libertad religiosa, la vida y la familia”, confiesan @abogadoscristianos. “Este anuncio podía ser del ministerio de los 573 millones de Irene Montero o del de la Huelga de juguetes del comunista Garzón, pero no. Es obra del Gobierno del PP de Moreno Bonilla en la Junta y en él te venden toda la porquería ideológica y de género de la izquierda”, tuitea la cuenta de Vox en el Parlamento andaluz en alusión a un vídeo en el que el Gobierno autónomo llama a “regalar igualdad”. “Yo tengo claro qué tres reyes magos nos pueden traer lo que estamos pidiendo tantos españoles en nuestras cartas: echar a Sánchez de La Moncloa”, escribe en su cuenta el parlamentario valenciano de Vox David García con fotografías de Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros e Ignacio Garriga haciendo las veces de Melchor, Gaspar y Baltasar.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

#LosReyes han sido número uno en la lista de temas de conversación en la red social, pero los tuits no se refieren únicamente a los Magos. “Hoy viendo en el telediario cómo la presentadora y los periodistas contaban la llegada de los Reyes Magos a España, no sé por qué, me ha recordado a cuando cuentan aquello de que la Transición fue ejemplar y Juan Carlos I trajo la democracia”, comenta Pablo Echenique, portavoz de Podemos. “¿Tú que le vas a pedir a los Reyes?”, se pregunta @concejaladefestejos. “Que abdiquen”, se responde. El primero en hacerse el lío fue el presidente cántabro, el regionalista Miguel Ángel Revilla, quien, al recibir hace unos días al cartero real, vio necesario advertir: “Niños, no os equivoquéis de reyes. Llevad las cartas a Melchor, Gaspar y Baltasar, que hay otro rey fugado por ahí que, si se las lleváis, seguro que se queda con los regalos”. El aludido repetiría aquello de que “no son estos tiempos buenos para debatir si son galgos o podencos”.

Precisamente, en Badajoz ha sido polémica la decisión de dedicar una carroza a la caza para trasladar a los niños una imagen “divertida y fraternal, alejada de prejuicios” de la actividad cinegética. “Qué pena más grande. A ver si meten la cuchara los abogados cristianos por inducción al paganismo o algo así”, se quejaba @angrycalamar.

La Policía de Alcorcón fue más práctica y pidió “intermitentes para esos pobres conductores que no tienen”. También tiró para casa la Real Academia Española: “Ayuden a que los Reyes Magos puedan celebrar la cabalgata con tranquilidad apartando de su camino las faltas de ortografía”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Natalia Junquera
Reportera de la sección de España desde 2006. Además de reportajes, realiza entrevistas y comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter. Especialista en memoria histórica, ha escrito los libros 'Valientes' y 'Vidas Robadas', y la novela 'Recuérdame por qué te quiero'. También es coautora del libro 'Chapapote' sobre el hundimiento del Prestige.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_