Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Mudar de piel

El que más cambia de pelaje aquí es Pedro Sánchez: le duran cada vez menos, no sabe ya dónde guardar los desechados

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso.Chema Moya (EFE)

Es ya una promesa estereotipada de sacrificio personal en pro de la causa, que repiten con fruición los políticos de izquierdas: “Nos vamos a dejar la piel”. Creen que dejarse la piel es como quitarse la chaqueta y remangarse la camisa para hacer un gran esfuerzo laboral. Esta promesa pertenece al mundo de la retórica barata. El único político izquierdista que se dejó literalmente la piel fue Andreu Nin, y eso con la ayuda poco piadosa de los estalinistas. Supongo que esos paladines y sobre todo paladinas (¿se dirá así?) de la abnegación se refieren no a dejarse jirones de epidermis en las zarzas del camino de la virtud, sino a desprenderse fácilmente de ella porque ya les ha crecido otra debajo: de tanto en cuanto mudan de piel, según el acreditado procedimiento de las serpientes y otros ofidios. Pero hay una diferencia: si no me equivoco (mis conocimientos de herpetología son primarios), la nueva piel es muy semejante en color y dibujo a la que abandonan como una cáscara vacía. En cambio, los políticos consiguen un nuevo tegumento muy diferente y yo diría que hasta opuesto al que antes arrastraban orgullosamente por los corredores oficiales. ¡Metamorfosis casi milagrosa! De la piel sacrificada no queda ni recuerdo (nadie dice que se ha dejado la piel, sino que “va a dejarse” la piel) y la nueva ya está presta desde el primer día para convertirse en ofrenda al pueblo.

El que más muda de piel aquí es Pedro Sánchez: le duran cada vez menos, no sabe ya dónde guardar las desechadas: el insomnio de gobernar con Podemos, el nunca, pero nunca, a Bildu, la clara rebelión del separatismo catalán, el rechazo a una ley trans fatal para el feminismo… Las nuevas poco se parecen a las otras, salvo en que siempre le caen estrechas y arrugadas, como prestadas por alguien de talla diferente. Son gajes del ofidio, perdón, del oficio...

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS