Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Integridad territorial

Me preocupa que Sánchez alimente la paranoia xenófoba que trastorna a Europa y utilice palabras propias de otros partidos que sí suponen una amenaza a nuestra sociedad y nuestros valores

Varias personas corren tras cruzar la valla de Melilla el pasado jueves.
Varias personas corren tras cruzar la valla de Melilla el pasado jueves.Javier Bernardo (AP)

Si fuese verdad que un grupo de adolescentes africanos malnutridos, deshidratados y vestidos con ropa vieja donada por aldeanos misericordiosos de la Berbería un poco menos pobres que ellos supone una amenaza a la integridad territorial de España, como dijo el presidente, el país estaría tan desprotegido y sería tan inverosímilmente frágil, que ni cien alianzas como la OTAN podrían salvarlo. Si fuera verdad que España necesita la ayuda armada de un Estado policial como Marruecos para garantizar la inviolabilidad de sus fronteras, habría que dar de baja a todos los cuerpos de seguridad y todas las fuerzas militares del país, por inutilidad. Si fuera verdad que los cadáveres amontonados en la verja de Beni Ensar son el tributo ineludible para que Melilla exista, no solo debería caer el Gobierno que no sabe manejar una frontera, sino el Estado mismo, del primer al último funcionario. Tanto la Unión Europea como la OTAN deberían replantearse la conveniencia de tener un miembro tan endeble. La única consecuencia lógica y moral que se desprende de las palabras del presidente —si fueran verdad— sería la dimisión nacional y absoluta: los españoles deberíamos devolver nuestros DNI y pasaportes y solicitar asilo en otro Estado que no se sienta amenazado por unos cientos de muchachos errabundos.

Más urgente que una investigación y que la depuración de responsabilidades, si las hubiere, es que el Gobierno aclare sin ambigüedad ni eufemismos que España no está amenazada por peatones desarmados, ni siquiera por esas mafias que los periodistas han ido a buscar por las laderas del Gurugú y las afueras de Nador (sin encontrar más que a chavales durmiendo al raso tras cruzar el desierto a pie y a activistas de ONG que intentan echarles una mano, una manta y un bocata). Nos urge muchísimo saber si el Gobierno considera a los parias de la Tierra y a la famélica legión del viejo himno socialista una fuerza malévola que hay que reducir a palos y a tiros. Lamentar sus muertes no basta.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

No me preocupa la amenaza a la integridad territorial de unos jóvenes que podrían haber entrado legalmente en España sin causar el menor trastorno si el Estado tuviese una política de asilo digna de una democracia avanzada y comprometida con la protección de los derechos humanos. En cambio, me preocupa muchísimo que el presidente de mi país alimente la paranoia xenófoba que trastorna a Europa y utilice palabras propias de otros partidos que sí suponen una amenaza a nuestra sociedad y nuestros valores. @sergiodelmolino

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS