La Fiscalía investigará la muerte de los migrantes que intentaron saltar la valla de Melilla

Dolores Delgado encomienda las pesquisas a la fiscal de sala de Extranjería

Migrantes subsaharianos amontonados tras los enfrentamientos con la Gendarmería de Marruecos junto a la valla de Melilla, el viernes.

La Fiscalía española va a investigar lo ocurrido el viernes en la frontera entre Marruecos y Melilla, cuando al menos 23 migrantes murieron al intentar cruzar la valla que separa ambos territorios. De las pesquisas se hará cargo la fiscal de sala de Extranjería, Beatriz Sánchez, que este martes había pedido a Dolores Delgado que se abrieran diligencias de investigación para aclarar lo ocurrido. La fiscal general ya ha firmado el decreto encomendándole la investigación.

La decisión de Delgado se fundamenta, según su propio escrito, en “la trascendencia y gravedad” de lo ocurrido, unos hechos que, advierte, pueden afectar a los derechos humanos y los derechos fundamentales. Delgado señala también la “singularidad y complejidad de la investigación”, cuya apertura había solicitado esta misma mañana la fiscal de sala.

La muerte de los migrantes se produjo en el territorio de Marruecos, lo que limita el alcance de la investigación que puede llevar a cabo el ministerio público español. No obstante, la Fiscalía considera que hay razones para indagar las circunstancias en las que ocurrió el suceso. Según los primeros indicios, la mayoría de las víctimas fallecieron por aplastamiento o asfixia al producirse una avalancha y quedar atrapadas en una vaguada cercana al perímetro fronterizo. Otras murieron al caer de la valla, que cedió por el peso de los migrantes, según han indicado algunos testigos.

El intento de entrada a Melilla del viernes ha sido el más cruento que se ha registrado a ambos lados de la valla, y la información aportada por Marruecos es opaca. Algunas ONG apuntan a que la cifra de fallecidos puede ser superior a los 23 que ha reconocido el Gobierno marroquí, y aunque las muertes se produjeran en ese país, la Fiscalía española considera necesario esclarecer qué ha pasado. En eso se centrará ahora la investigación. Las fuentes del ministerio público consultadas advierten de que no se puede partir de ninguna hipótesis, por lo que, de entrada, no es descartable la competencia de la jurisdicción española para investigar lo ocurrido. La investigación la llevará directamente la fiscal de sala coordinadora de Extranjería.

Este mismo martes, el Comité para la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares (CMW), dependiente del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, había pedido al Gobierno de España y al de Marruecos que investigaran las causas que rodearon la tragedia tras el intento de entrada masivo en Melilla. “Queda por establecer si las víctimas murieron al caer de la valla, en la estampida o como resultado de alguna acción de los agentes de fronteras”, señaló en un comunicado el órgano de Naciones Unidas encargado de velar por el cumplimiento de la Convención Internacional sobre los Derechos de los Trabajadores Migrantes.

“Estamos consternados por la muerte de esos migrantes, quienes intentaban cruzar la frontera en busca de una vida mejor, conforme a sus derechos humanos legítimos”, prosigue su comunicado. Marruecos es uno de los Estados que forman parte de esa Convención, mientras que España —como prácticamente todos los países receptores de migración de Europa y otras regiones— no ha suscrito este instrumento jurídico. Según sostiene el comité de la ONU, constituido por expertos independientes, una investigación servirá para evitar “que se repitan tales tragedias” y para que los responsables respondan por sus acciones. “Los Estados deben garantizar que su policía y prácticas en frontera respeten sus obligaciones de derechos humanos y garanticen el derecho a la vida y a la dignidad”, advierte el organismo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Horas antes de que se supiera que la Fiscalía investigará el caso, la Unión Europea pidió aclarar los hechos que rodean el salto a la valla de Melilla. La portavoz de Exteriores, Nabila Massrali, señaló este martes que “es crucial arrojar luz sobre este incidente” y que “está en el interés de todos que hechos como este no se repitan en el futuro”. “La violencia y la pérdida de vidas en las fronteras europeas externas es inaceptable. Es importante establecer los hechos de estos episodios deplorables”, ha añadido.

La justicia marroquí ha abierto ya una investigación, pero no sobre las causas de la tragedia, sino para procesar a los migrantes que participaron en el intento de entrada a Melilla. Alrededor de 60 de ellos fueron detenidos el mismo viernes y comparecieron el lunes ante los juzgados de primera instancia y de apelación en Nador, la ciudad marroquí fronteriza con Melilla. En el de primera instancia había una treintena de migrantes, mientras que en el de apelaciones se contaban 29, uno de ellos menor de edad. Estos últimos fueron acusados por el fiscal general de usar la violencia contra las fuerzas del orden, de incendiar el bosque, de secuestrar a un agente y de manifestarse portando armas, y serán juzgados el 13 de julio.

Sobre la firma

Reyes Rincón

Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS