tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La tentación de Ucrania

Los Estados europeos deberían tomar la delantera en su defensa colectiva, y EE UU debería hacer todo lo posible para alentarlos. Se trata de un reparto de tareas que beneficia a ambos y ayudaría a evitar un escenario como en la Guerra Fría

Joe Biden, embarca en el Air Force One en la base militar de Yokota, Japón.
Joe Biden, embarca en el Air Force One en la base militar de Yokota, Japón.Eugene Hoshiko (AP)

Joe Biden llegó a la Casa Blanca prometiendo que “América ha vuelto”. Ahora su deseo parece haberse hecho realidad. La perfidia rusa ha vigorizado el liderazgo global estadounidense, sobre todo en Washington, donde los funcionarios se han liberado de su obligación de parecer escarmentados por dos décadas de las llamadas guerras interminables. El Gobierno de Biden ha aumentado la presencia de tropas estadounidenses en Europa hasta 100.000, un nivel no visto en décadas, mientras sigue reforzando la postura militar de Estados Unidos en Asia. Los analistas propugnan abiertamente una nueva guerra fría para contener simultáneamente a China y a Rusia. Ponen a las fuerzas estadounidenses en primera línea de dos posibles conflictos entre grandes potencias durante todo el tiempo que se pueda prever.

Esta es una conclusión arriesgada e impulsiva que no se desprende de los acontecimientos reales en Ucrania. La invasión va a dejar a Rusia más débil pero más imprevisible. En el futuro, Estados Unidos debería esperar enfrentarse a una mayor posibilidad de tener que ir a la guerra contra un par nuclear para defender, por ejemplo, los Estados bálticos. Al mismo tiempo, el interés de Estados Unidos en tomar ese tipo de medidas drásticas ha disminuido, ya que las fuerzas armadas rusas apenas han demostrado ser capaces de arrasar Europa y comprometer así la seguridad y prosperidad de Estados Unidos. Es realmente incierto cómo actuaría cualquier presidente estadounidense —no sólo un Donald Trump— si se le pusiera en esa circunstancia. Las ciudades estadounidenses, después de todo, podrían enfrentarse a la aniquilación nuclear, y una gran guerra terrestre en Europa disminuiría las capacidades convencionales de Estados Unidos en Asia, donde lo que está en juego es mayor.

Por esta razón, la guerra en Ucrania ha hecho más necesario, no menos, que Estados Unidos limite sus compromisos militares. La guerra también ha hecho más factible la disciplina estratégica, al animar a Europa a mejorar su defensa. La Europa actual es más que capaz de desarrollar el poder militar necesario para equilibrar a Rusia. Antes de la invasión, los miembros europeos de la OTAN ya superaban a Rusia en defensa, y la economía de la UE era al menos cinco veces mayor que la de Rusia. La guerra sólo ampliará las ventajas de Europa. Pero si Estados Unidos se sigue aferrado a la idea de que debe ser la potencia dominante en todas las grandes regiones del mundo, no saldrá de su propio camino. Y si Europa sigue valorando más la protección estadounidense que la defensa europea, entonces será vulnerable ante los caprichos de Washington.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

En los próximos años, los Estados europeos deberían tomar la delantera en su defensa colectiva, y Estados Unidos debería hacer todo lo posible para alentarlos. El Gobierno de Biden debería formular un plan de seis años, que abarque el resto de su mandato y el siguiente, para que la defensa europea pase a tener un liderazgo europeo. La tarea más urgente es mejorar la preparación y sostenibilidad de las fuerzas europeas. La determinación y la financiación alemanas contribuirán en gran medida a este fin. Europa también debe desarrollar ciertas capacidades críticas esenciales para las operaciones de alto nivel y desarrollar su base industrial de defensa. A medida que los esfuerzos de defensa europeos mejoren, Estados Unidos podría transferir el mando de la OTAN a un liderazgo europeo y traer a casa a gran parte de su personal, aunque permanecerán algunas fuerzas aéreas y navales.

El resultado sería una división del trabajo justa y sostenible dentro de Occidente. Europa asumiría el liderazgo de la defensa en Europa, liberando a Estados Unidos para que se concentre en la seguridad de Asia. Cada socio desempeñaría un papel de apoyo hacia el otro en su área principal de responsabilidad. Al tomar esta decisión manejable, los líderes occidentales evitarían a las generaciones futuras escenarios mucho más graves: que Europa se encuentre abandonada por Estados Unidos cuando llegue el momento de repeler un ataque ruso, o que Estados Unidos aumente tanto el gasto militar, equipándose para luchar en dos guerras de grandes potencias, que provoque la revuelta de la población. Estos serían resultados inaceptables. El momento de evitar tener que enfrentarse a ellos es ahora.

Limitar las necesidades militares de Estados Unidos es también esencial para abordar los apremiantes retos no militares del mundo. Las prioridades que Biden identificó cuando llegó a la presidencia —abordar el cambio climático y las pandemias y ofrecer beneficios tangibles a los estadounidenses de a pie— siguen siendo igual de importantes hoy, y la guerra ha hecho que sean aún más difíciles de abordar. La guerra de Rusia y las sanciones occidentales corren el riesgo de desencadenar una recesión mundial o de contribuir a un período prolongado de inflación. Al ver a Rusia sometida a severas sanciones, los países podrían incluso dividirse en bloques económicos para reducir su vulnerabilidad a la política occidental.

Estados Unidos y Europa deberían actuar para evitar que la guerra en Ucrania produzca un mundo permanentemente dividido. En lugar de sucumbir a una guerra fría con Pekín, Occidente debería mantener su compromiso económico con China y respetar las decisiones soberanas de los países del mundo en desarrollo de optar por la no alineación. A medida que el aumento de los precios agrava los efectos de la pandemia, Occidente debería plantear una agenda positiva proporcionando fondos y tecnología para crear capacidad de energía renovable en los países en desarrollo. El cambio climático es quizá la mayor amenaza para el pueblo estadounidense y el planeta. Si sigue siendo un espectáculo secundario en la política de seguridad nacional de Estados Unidos al final del mandato de Biden, entonces su política exterior habrá fracasado, independientemente de lo bien que maneje la guerra en Ucrania.

El llamamiento a una guerra fría contra China y Rusia haría que Estados Unidos asumiera enormes cargas no porque los intereses específicos de Estados Unidos lo requieran, sino porque el dominio de Estados Unidos lo requiere. Los líderes responsables rechazarán este enfoque. No permitirán que la agresión de Vladímir Putin defina sus propios intereses y valores.

Rusia ha pagado, con razón, un precio muy alto por su guerra. ¿Qué clase de mundo queremos?


50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS