Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Por qué eres de izquierdas?

Saber que la sociedad es un mosaico de personalidades políticas debería ayudarnos a comprender que ninguna ideología es esencialmente superior. Y que, por tanto, pactar con el otro es dialogar con la naturaleza humana

Pedro Sánchez responde a Pablo Casado en una sesión de control al Gobierno en el Congreso.
Pedro Sánchez responde a Pablo Casado en una sesión de control al Gobierno en el Congreso.Eduardo Parra (Europa Press)

¿O de derechas? Cada uno tiene sus razones: voto al mismo partido que mis padres (o al partido rival, por llevarles la contraria), vengo de un barrio obrero, fui a un colegio de monjas, escuchaba tertulias políticas a una tierna edad, entre otras. Pero todos tenemos claro que ha sido un proceso racional: hemos elegido conscientemente la ideología que mejor se ajusta a cómo vemos el mundo.

Sin embargo, diversos estudios científicos sugieren que nuestra ideología está determinada también por aspectos inconscientes. La estructura neuronal de las personas de izquierdas y derechas es distinta. Los progresistas tienen más materia gris en el córtex del cíngulo anterior y los conservadores en la amígdala derecha. Frente a estímulos idénticos, la gente de derechas frunce el ceño y parpadea más. Y, aunque los análisis genéticos son difíciles, parece que también progresistas y conservadores nos diferenciamos en un gen receptor de la dopamina.

Según algunos expertos, como John Hibbing, lo que caracteriza a las personas de derechas es que son más sensibles a los cambios (de comida, población, costumbres, lo que sea); sobre todo, los percibidos como negativos o inciertos. Por el contrario, allá donde los conservadores ven una amenaza, los progresistas adivinan una oportunidad.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Y esto hace que nuestras vidas sean ligeramente distintas. Los conservadores prefieren el arte realista y los progresistas el abstracto; los hogares de derechas tienen más productos de limpieza y calendarios; y, los de izquierdas, más maletas y libros. Y también conduce a diferentes actitudes políticas. Las personas de derechas, más susceptibles a los estímulos negativos, prefieren políticas que reduzcan las amenazas (como gasto en defensa o trato duro a los criminales) y que fomenten la conformidad social (cantar el himno en la escuela), la responsabilidad individual (oposición a ayudas públicas generosas) o la tradición (religiosa y familiar).

Pero que la ideología esté parcialmente (ojo, no totalmente) programada en nuestro subconsciente no quiere decir que izquierdistas y derechistas estemos condenados a enfrentarnos, sino todo lo contrario. Saber que la sociedad es un mosaico de personalidades políticas debería ayudarnos a comprender que ninguna ideología es esencialmente superior. Y que, por tanto, pactar con el otro es dialogar con la naturaleza humana. @VictorLapuente

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS