COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Confusión

Somos ricos en sustantivos, podríamos decir, y sin embargo con frecuencia decimos que nos faltan palabras para expresar esto o aquello

'Ceci n'est pas une pipe', de René Magritte.
'Ceci n'est pas une pipe', de René Magritte.

Para quien haya olvidado lo que es un sustantivo, recordarle que vivimos asediados por ellos, pues el sustantivo es la palabra que sirve para nombrar todo lo visible y lo invisible, todo lo que se manifiesta fuera de nosotros, como una inundación o una hamburguesa, y todo lo que aparece dentro de nosotros, como una pena o un tumor. Un zapato es un sustantivo. El juanete de mamá es un sustantivo, lo mismo que la maquinilla de afeitar de papá. No hay nada de lo existente ni de lo inexistente capaz de no ser un sustantivo. La palabra hígado, por más que se esfuerce, no será en su vida otra cosa que un sustantivo. Un sueño es un sustantivo. El jabón, en fin, la ceja, el moco, la muerte o el periódico son sustantivos. La gente es un sustantivo, no una sustantiva, porque el sustantivo carece de femenino. No hay sustantivo pequeño o sustantivo grande, ni sustantivo bueno o malo ni sustantivo incrédulo o piadoso. Un átomo es tan sustantivo como un elefante, un ladrón tan sustantivo como un policía, un creyente tan sustantivo como un ateo.

Hay gente que confunde la palabra con la cosa. Yo mismo vengo haciéndolo desde hace algunas líneas al decir, por ejemplo, que el jabón es un sustantivo. Lo que es un sustantivo es la palabra que lo nombra. Confundir el sustantivo con la cosa es como confundir el territorio con el mapa o el término bogavante con el bogavante en sí. Significa que el sustantivo ansiolítico no quita la ansiedad ni el sustantivo jarabe ablanda la tos ni el sustantivo agua hidrata los tejidos. Tampoco la palabra gallina cacarea.

Disponemos de más sustantivos de los que podemos gestionar. Somos ricos en sustantivos, podríamos decir, y sin embargo con frecuencia decimos que nos faltan palabras para expresar esto o aquello. Lo que nos falta es otra cosa que ahora no me viene. Mañana hablaremos de los adjetivos.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS