Columna
i

Por una democracia inclusiva

¿Por qué molesta que la primera experiencia de coalición aguante razonablemente, sin que las lógicas diferencias entre los socios hayan provocado situaciones especialmente conflictivas?

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.Jaime Villanueva

La calidad de la democracia debería medirse por su capacidad de inclusión. Inclusión social, por supuesto, pero también política e ideológica. Una democracia de calidad es la que mejor permite integrar la diversidad de nuestras complejas sociedades. Por eso es lamentable que la irritación que produce en la derecha la presencia de Podemos en el Gobierno y la diversidad de la mayoría parlamentaria se traslade también a determinados sectores del partido socialista. ¿Por qué molesta que la primera experiencia de coalición aguante razonablemente, sin que las lógicas diferencias entre los socios hay...

Lo más visto en...

Top 50