Cartas al director
i

Ignorantes, imprudentes

Siempre he estado por la libertad de expresión. Pero todo tiene sus límites; no se puede gritar “¡fuego!” en un teatro lleno. Estos días he visto en Madrid unos papelitos pegados en la calle en los que se lee que el coronavirus no existe, que no hay que llevar mascarilla, etcétera. Yo he estado dos semanas hospitalizado luchando entre la vida y la muerte por la covid-19. Esos “listillos” que creen saberlo todo y creen salvar al mundo pueden ser homicidas por imprudencia, ya lo hagan con papelillos, por Internet o de palabra. Ojo con ellos.

Julio Lozano Ramos. Madrid

Lo más visto en...

Top 50