Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La soberbia

En este verano incierto, ser patriota es, como mínimo, una cosa: llevar mascarilla

Varias personas con mascarilla caminan por las calles de Huesca este martes.
Varias personas con mascarilla caminan por las calles de Huesca este martes.JAVIER BLASCO (EFE)

Los españoles que iban a Italia en el siglo XVI cuentan en sus cartas situaciones que nos resultan familiares: antes de bordear los Alpes evitaban algunos pueblos franceses que estaban comidos por la peste; algunas universidades cerraban por temporadas para evitar contagios... Al final del trayecto, Italia era la ventura y una seducción de cortesanía. Sicilia y Nápoles, reinos españoles en el mapa del emperador Carlos, eran una oportunidad. Aun deslumbrados, estos españoles en Italia debieron de mostrarse crecidos en altivez, porque se repite entre los textos italianos de ese tiempo la queja de que los españoles que allí campaban eran buenos cortesanos pero envalentonados y soberbios.

Hoy la lengua popular no acudiría a la palabra soberbia para calificar esa actitud de nuestros antepasados sino que seguramente emplearía su versión más juvenil, ir de sobrado. Una y otra levantan la ceja hacia el mismo étimo, el latín super.

En la misma época en que los españoles paseaban por Italia, una palabra latina empezó a hacer fortuna en español: patria. La Edad Media hablaba del vínculo con un reino o un lugar en términos de tierra pero ya en el siglo XVI no gustaba la evocación feudal de tal vocablo y se apuntaba con patria a una idea renacentista, menos señorial y servil, de pertenencia a un lugar.

Hoy patria es una de esas palabras con muchas aristas sentimentales, connotadas o envilecidas por la política. Para muchos ser patriota es agarrarse a una bandera, la que sea, y apretar los dientes en una adhesión cándidamente simple a la que le falta un componente que ya poco se exige: el sentido del deber. Los símbolos son legítimos y respetables pero no son nada si no se trascienden y se llenan sus servidumbres con una actuación social acorde, que los dignifique a la medida de nuestro comportamiento. Cada época exige un patriotismo distinto y hoy bajar la soberbia es una forma de ser patriota. Hacer patria es reconocer que se han cometido errores en la difícil gestión de la pandemia; hacer patria es cumplir lo que se nos ordena para tratar de controlar esta nueva peste. En este verano incierto, ser patriota es, como mínimo, una cosa: llevar mascarilla. Y que los soberbios y sobrados sean solamente aquellos valentones que requerían fieramente la espada en el siglo XVI.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Lola Pons Rodríguez

Filóloga e historiadora de la lengua; trabaja como catedrática en la Universidad de Sevilla y ha sido profesora invitada en Oxford y Tubinga. Dirige proyectos de investigación sobre paisaje lingüístico y sobre castellano antiguo (Historia15); es autora de 'Una lengua muy muy larga' y 'El árbol de la lengua', colabora en La SER y Canal Sur Radio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción