Columna
i

Telecurro

Ninguna TIC sustituye el aprendizaje, la inspiración y el chute de adrenalina de la buena que da ver, oír, oler y sentir a gente hacer lo que sabe con la pasión de estar vivos y trabajando juntos

Una mujer realiza teletrabajo en su casa.
Una mujer realiza teletrabajo en su casa. EFE

Ayer me llama un colega al que no veo desde el confinamiento y me suelta: “Insúltame, tía. Dime cabrón, hijoputa, gilipollas, algo. Estoy harto de que lo más fuerte que oigo en el curro sea: ‘Papi, hazme caso”. Se lo dije, solo faltaría, pero a cambio de que me pusiera a parir trillizos, cansada como anda una de que lo más duro que oye en el tajo sea: “Mamá, tío, tira de la cadena”. Así, desahogaditos los dos y muertos de la risa, fuimos a lo que íbamos. A hablar un rato de pájaros y flores y de jefes e indios y de lo animal y lo humano antes de volver al lío, que es de lo que hablan los compa...

Lo más visto en...

Top 50