Columna
i

Virulencia

La libertad no se regala, la debe conquistar cada uno

Paseo marítimo de Barcelona, este domingo, durante el estado de alarma.
Paseo marítimo de Barcelona, este domingo, durante el estado de alarma.Albert Garcia / EL PAÍS

Episodios como el que ahora sufrimos suelen influir en el giro de las ideas. No sabemos cómo será la comunidad que emerja de la peste, pero algo habrá cambiado en el registro de valores de los ciudadanos, aunque no podemos adivinar hacia dónde se orientarán. La experiencia lúcida, la que es imposible de negar, es haber vivido nuestra sustancia civil como cosas, como mercancías, como ganado estabulado. No hemos sido humanos durante meses, una vida....

Lo más visto en...

Top 50