Camino Amarillo

Peter Hamill vivió en el carril de alta velocidad del periodismo transformador, de la tinta quemante que rompió con la monotonía del tabloide insípido

De niño, Pete Hamill grabó para siempre el milagroso momento en que miró Manhattan por primera vez. Iba de la mano de su madre, con su hermanito Tommy, y se quedó petrificado… atónito y sin habla hasta que su mamá le recordó que él ya sabía lo que veía. “Esto ya lo habías visto antes”, dijo la irlandesa que lo sabía todo y el niño Pete recordó las inmensas torres de esmeralda, la ternura de un león que cantaba, una niña de zapatillas rojas y el camino amarillo que se alarga sobre el inmenso vacío que cubre el puente de Brooklyn....