Diez libros, novelas y cómics para niños y niñas de seis a 18 años

Historias que rescatan la nostalgia cinéfila ochentera, la magia inagotable de los antiguos mitos griegos, artistas emblemáticas con vidas de novela gráfica, libros con aroma a clásico, entre otros. Todo cabe en esta selección

Diez cuentos ilustrados.
Diez cuentos ilustrados.

Premios Goncourt como Maryam Madjidi, historias que rescatan la nostalgia cinéfila ochentera, la magia inagotable de los antiguos mitos griegos, artistas emblemáticas con vidas de novela gráfica, libros con aroma a clásico, historias con las que empatizar, cómics trepidantes o para reír a carcajadas… Todo eso y mucho más cabe en los libros de esta selección de lecturas que disfrutarán los niños y niñas de entre 6 y 100 años.

A partir de seis años

Me llamo Maryam (Blackie Books): La escritora iraní Maryam Madjidi vuelve al tema con el que conquisto en 2017, con Marx y la muñeca (Editorial Minúscula), el premio Goncourt a la Primera Novela: el exilio en Francia al que se vio obligada su familia, cuando ella apenas contaba seis años, por la situación que se vivía en Irán. En esta ocasión, con una extraordinaria sencillez y calidez (algo a lo que contribuyen las reconocibles ilustraciones de Claude K. Dubois), Madjidi nos muestra el dolor que provoca la pérdida de la Ítaca personal, de esos familiares y esos juguetes que son patria; y el desconcierto de un choque cultural e idomático que deja a la pequeña Maryam sin voz y sin hambre. Me llamo Maryam es un sencillo y emotivo relato de superación, un homenaje a la capacidad que tienen los niños y las niñas, aún libres de prejuicios, de hacer mejor el mundo de sus iguales con un simple “¿Cómo te llamas?”.

Lulú y Nelson: el reino de los leones (Alfaguara): Como en la mejor de las series del catálogo de Netflix o HBO, los guionistas franceses Charlotte Girard y Jean-Marie Omont, y la ilustradora Aurélie Neyret (Los diarios de Cereza) retoman el espectacular inicio de la saga Lulú y Nelson y con El reino de los leones, el segundo volumen, dejan a los lectores impactados y con ganas de más entregas con las que saciar el hambre que despierta esta extraordinaria novela gráfica -de una factura visual impecable y completamente cinematográfica- ambientada en la Sudáfrica del apartheid. Con su padre aún en la cárcel, la pequeña Lulú y su amigo Nelson prosiguen en esta segunda entrega con su obsesiva búsqueda de leones sin darse cuenta de que, en su empeño, dejan entrar a un lobo con piel de cordero en el oasis de paz y de igualdad que es la granja de Mary.

Anatol Lapifia (KómiKids): A La terrible Adèle le ha salido una fuerte competencia en el catálogo de Kómikids, el sello editorial surgido de la unión entre Bayard Revistas y la Editorial Kókinos, que está exportando a España a algunos de los personajes más irreverentes y emblemáticos del catálogo de cómics francés Bayard Kids. Con Anatol Lapifia: ¡Allá vamos!, surgido de los guiones de los hermanos Anne Didier y Olivier Muller y de las ilustraciones de Clément Devaux (traducción de Pilar Garí), los pequeños lectores tienen a su disposición una nueva saga llamada a hacerles reír a carcajadas protagonizada por un niño, Anatol, con cierta tendencia genética a meterse en líos. 14 breves historietas de seis páginas cada una componen esta primera entrega cargada de un humor tan inocente como gamberro. ¡Larga vida a Anatol!

Los Goonies: la historia ilustrada (Duomo): Los enamorados de los años ochenta están de enhorabuena, porque además de ver o alquilar la película en alguna de las múltiples plataformas de vídeo bajo demanda, ahora pueden compartir con sus hijos e hijas la lectura de Los Goonies, una historia que marcó a toda una generación. Las ilustraciones de Teo Skaffa ponen imagen a la adaptación realizada por Brooke Vitale, un texto simple y sin muchas licencias para la creatividad que, no obstante, cumple de sobra con su objetivo de despertar la nostalgia en quienes vivieron el boom de esta historia de Steven Spielberg, hoy en edad de ser padres y madres y compartirla con sus hijos e hijas.

A partir de nueve años

La isla de los frailecillos (Bambú): Las reconocibles ilustraciones del superventas Benji Davies pueden ser el faro cuya luz atraiga a los lectores hacia las páginas de La isla de los frailecillos. Y eso está bien y a la vez es una pena. Está bien porque la breve novela de Michael Morpurgo bien lo merece. Y es una pena porque es un libro precioso, con calidad de sobra para atraer a los lectores por sí mismo. En La isla de los frailecillos el reconocido escritor británico narra la vida de Allen, un niño marcado para siempre por un naufragio al que, a lo largo de los diez capítulos que componen el libro, vemos crecer hasta hacerse adulto y convertirse en padre. En todo ese tránsito vital Allen nunca olvida el naufragio, sobre todo por lo que esa experiencia supuso para él gracias al que fue su salvador y el de gran parte de los pasajeros del barco, el farero Benjamin Postlethwaite. Con La isla de los frailecillos Morpurgo ha creado una historia bellísima que es un canto a la amistad y, en última instancia, un homenaje al arte y a la literatura como faros que iluminan nuestras vidas.

Camp (Maeva Young): Tras la gran recepción que tuvo su título debut, Click, la autora e ilustradora Kayla Miller recupera a su protagonista Oliva en Camp, la segunda entrega -en Estados Unidos ya se han publicado cuatro- de una novela gráfica que retrata como pocas los miedos y conflictos (personales y amistosos) de una etapa vital (los 6-10 años) que muchas veces queda olvidada, atrapada en tierra de nadie por la trascendencia que damos a la primera infancia y a la adolescencia. En Camp, Olivia, que está llamada a convertirse en un personaje icónico de la literatura infantil contemporánea, se va de campamento con su mejor amiga, Sara. Sin embargo, lo que parece un planazo de amigas acaba convertido en un cúmulo de malentendidos y de malos rollos entre ellas cuando otras chicas del campamento empiezan a adquirir protagonismo, separando de forma aparentemente irreconciliable a las dos amigas.

Andanzas de un flautista llamado Tristrás (Nórdica): Dragones, hechizos, aventuras, magia, cuervos con vocación de hadas madrinas, malvados entrañables y mucho sentido del humor pueblan las páginas de Andanzas de un flautista llamado Tristrás, una novela redonda que respira aroma a clásico. El ilustrador vasco Iban Barrenetxea deja para la posteridad un personaje memorable, Tristrás, un flautista ambulante que verá cambiar su vida para siempre de un día para otro, mientras camina, no sabe muy bien por qué, en busca de su destino. Un destino que le llevará a tener que superar mil y una trampas, enfrentarse a un temido dragón y conocer una realidad y un pasado sobre los que nada podía sospechar. Una delicia en todos los sentidos, aunque sin duda lo mejor de todo es el final, que no vamos a destripar aquí, aunque sí agradecer a Barrenetxea por dejar una puerta abierta a un reencuentro de los lectores con Tristrás. Este flautista bien merece una segunda parte.

A partir de 13 años

Un hilo me liga a vos: mitos y poemas (SM): La escritora Beatriz Giménez de Ory y la ilustradora Paloma Corral se han alzado en este 2021 que se acerca a su fin con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por Un hilo me liga a vos: mitos y poemas, una obra preciosa en su singularidad que abarca en sus páginas la narración de varios mitos de la cultura griega acompañados por poemas que hablan de dioses, titanes y ninfas; pero que también hablan de cualquiera de nosotros, de cualquiera de los niños y adolescentes que, como escribe en la introducción, Giménez de Ory ve «en todas partes: aniquilando enemigos con los mágicos mandos de las consolas, saltando prodigiosamente en las canchas de baloncesto, celebrando a risotadas la vida en los bancos del parque, o recorriendo (enérgicos, perezosos, tímidos) los pasillos de colegios e institutos». Como señaló el jurado del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, Un hilo me liga a vos: mitos y poemas es «una propuesta de alto vuelo y altísima calidad literaria». Para un servidor, además, es un bellísimo acto de generosidad: el de una escritora que comparte todo lo que sabe y ha leído porque entiende que otros hicieron lo mismo antes con ella: «No sueltes esta hebra que te tiendo / y a mí gentes más viejas me dejaron. / Eres porque otros fueron en el tiempo. / Que este hilo es la voz de antiguos cantos. / Si nadie los recuerda, van muriendo. / Un presente te doy: nuestro pasado».

Más puta que las gallinas y otras animaladas machistas (NubeOcho): Con unos textos de Luis Amavisca de una extraordinaria sencillez -no exenta de reivindicación y de un ácido sentido del humor- y las impactantes, coloridas y elocuentes ilustraciones de Sonia Pulido, Premio Nacional de Ilustración, Más puta que las gallinas y otras animaladas machistas se adentra en el inabarcable universo de los insultos machistas que tienen a las hembras del mundo animal como desafortunadas protagonistas. “Más pintada que una mona”, “más salida que una gata en celo”, “Hija de perra”, “pare como las conejas” y otras deleznables expresiones circulan por las páginas de un álbum ilustrado ideal para replantearse el machismo que permea el lenguaje, las palabras y expresiones que utilizamos a diario en cada una de nuestras conversaciones.

Kusama (Liana Editorial): La ilustradora ítalo-tailandesa Elisa Macellari se obsesionó con una mujer marcada por sus propias obsesiones, la artista nipona Yayoi Kusama (1929), que revolucionó el mundo del arte neoyorkino (y mundial) de los años setenta y principios de la década de los setenta para luego caer olvidada tras su encierro voluntario en un Hospital Psiquiátrico en Japón, que no ha abandonado desde 1977 y en cuyas instalaciones nunca ha dejado de crear. Afortunadamente recuperada su trascendental y rompedora figura y en un contexto propicio para reivindicar el nombre de mujeres que han marcado nuestra historia en diferentes ámbitos, Kusama: obsesiones, amores y arte es una novela gráfica ambiciosa y de una factura bellísima e impecable para acercar a los y las adolescentes (y a cualquier persona entre los 13 y los 100 años) la figura de una artista única y rompedora, marcada por una infancia que explica en gran medida su obra y, también, su siempre frágil salud mental.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter quincenal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS