_
_
_
_
_
Crianza
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Diez consejos para sobrevivir a la función de Navidad de tu hijo: consigue un buen sitio y no hagas de ‘coach’ desde tu butaca

Después de participar en muchos festivales como alumno y de llevar ya unos cuantos asistiendo como padre, hay algunas claves para sobrellevarlos. Ajustar las expectativas a la realidad es la manera de disfrutarlos mucho más

Dicen que hablar en público es el segundo mayor temor de la humanidad, después de la muerte.
Dicen que hablar en público es el segundo mayor temor de la humanidad, después de la muerte.Elyse Lewin (Getty Images)

Los festivales escolares son eventos imprescindibles y muy señalados en el calendario escolar. Al menos un acto por Navidad y uno para cerrar el curso caerán seguro. Y, además, le puedes añadir alguna obra de teatro de los mayores y alguna muestra cultural por festividades señaladas. Sea como sea, tus criaturas subirán al escenario y a ti te tocará irlas a ver.

Dicen que hablar en público es el segundo mayor temor de la humanidad, después de la muerte. Así que los niños ya sabes los ánimos y los nervios que tendrán. Pero para muchos padres experimentados ir a ver una función con niños aterrorizados por ponerse delante del espectador también es un panorama bastante desolador. Es curioso que algo que implique tanto miedo y desgana por parte de muchos de los implicados sea una cita obligada hasta el día en que se gradúan. Pero de la misma manera que hay gente que sufre exponiéndose a los demás o asistiendo como público, hay mucha gente entusiasmada por compartir su arte y promover esfuerzos creativos. Frente a los temarios impuestos y un montón de problemas posibles flotando en el aula, estas funciones pueden ser balones de aire fresco para alumnos y docentes.

Después de participar en muchos como alumno y de llevar ya unos cuantos asistiendo como padre, aquí os propongo unos cuantos consejos para sobrellevar lo mejor posible esa cita. Si hacemos caso a todas las películas familiares, faltar al festival y no ver actuar a tu hijo le provocará un trauma que no olvidará.

1. Ajusta tus expectativas a la realidad

Vas a ver una función escolar, no una superproducción de Broadway ni un concierto de la Filarmónica. Los niños tendrán el talento que tengan con la vergüenza que tengan. Y en las pocas horas de ensayo que hayan podido tener no se habrán convertido en profesionales. Dicho esto, puedes frustrarte con lo que veas o ajustar tu juicio al espectáculo que realmente vas a ver, valorando la ilusión que le ponga todo el mundo, que seguro que será mucha. Si te centras en ver a los niños felices, y a las familias orgullosas de sus logros, disfrutarás más que si solo te fijas en lo mucho que dura el espectáculo.

2. No hagas de ‘coach’ desde tu sitio

Para bien o para mal, tu hijo ha ensayado y ha recibido unas instrucciones de algún profesor, monitor o adultos con ínfulas artísticas. Si después, con los nervios del directo, se queda en blanco, se angustia por la vergüenza, o lo hace rematadamente mal según los estándares adultos, que te pongas tú a gesticularle instrucciones desde tu butaca no le va a ayudar en nada. De hecho, aún estarás haciendo más evidente ese momento traumático y conseguirás que otros padres se fijen en él.

3. Recuerda que cada familia se fija solo en su propio crío

Bastante esfuerzo hace todo el mundo para distinguir a sus críos en un escenario lleno de niños vestidos casi igual. Así que lo normal es que pasen del tuyo. Nadie le está analizando ni le han preparado una audición secreta para llevarle a la fama. Y, por supuesto, el honor de vuestra familia no está en juego según salga la actuación de tu vástago. Relájate y disfruta del espectáculo. Y si por casualidad ves a algún niño que se queda en blanco durante el show, mira hacia otro lado y no se lo comentes a los padres.

4. Llega pronto y consigue un buen sitio

El espectáculo te lo vas a tragar igual, así que al menos busca un buen sitio donde lo veas bien y tu hijo te pueda ver a ti, para evitar traumas de peli de Hollywood. Si, además, consigues una butaca que dé al pasillo tendrás mejor movilidad y ángulo para las fotos y vídeos y no tendrás la claustrofobia de tener a otro adulto pegado a ti.

5. Practica la sutil elegancia de estar sin estar

Lo más importante es que tu hijo se sienta acompañado en un momento tan agobiante o excitante. Así que procura saludarlo cuando llegues al centro o salga a actuar, para que sepa que estás, y luego déjale vivir la experiencia a su ritmo. Si te necesita, ya sabe dónde encontrarte.

6. Los problemas técnicos pasan en las mejores familias

Los micros van a fallar o se acoplarán, el vídeo no entrará a la primera, hará calor o frío, el espectáculo empezará tarde… Esto es inevitable. Si pasa en grandes recintos de grandes conciertos, ¿cómo no va a pasar en un cole con voluntarios en vez de técnicos profesionales? Recuerda que, a nivel global, lo que te interesa es que la maestra sea cariñosa y efectiva dando clase a tus hijos, no que sepa conectar cables.

7. Piensa frases comodín positivas, independientemente del resultado

Lo relevante del proceso artístico a esta edad son las experiencias de la preparación más que el resultado. “Me ha hecho muy feliz verte en el escenario”, por ejemplo, es una buena frase para decirle a tu hijo independientemente del resultado de la actuación.

8. Pon límites desde el principio

Siempre habrá padres pesados que se colarán para entrar antes o que molestarán al hacer fotos y vídeos sin preocuparse de que te tapen. Con amabilidad, pero con firmeza, llámales la atención desde el primer momento para no sufrir una espiral de rabia interior que te amargue el festival.

9. Haz muchas fotos

Las fotos te harán parecer mucho más interesado por el espectáculo, y además serán un testimonio gráfico de tu presencia (sobre todo si llegas tarde o tienes que irte antes). Si te aburres mucho, puedes aprovechar para enviar las fotos a otros padres que no han podido ir y así te deben una.

10. Disfruta del momento

Podrías estar haciendo cola en la ITV, por ejemplo, y, en cambio, estás viendo a tu hijo celebrar de manera más o menos voluntaria su expresión artística más o menos admirable, rodeado de familia, amigos y conocidos.

Puedes seguir Mamas & Papas en Facebook, X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter quincenal.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_