10 novedades imprescindibles para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil

En Mamas & Papas recopilamos 10 títulos de reciente publicación que maravillarán a niños desde los 4 hasta los 99 años

Novedades literarias de literatura juvenil.
Novedades literarias de literatura juvenil.

Coincidiendo con la fecha de nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen (1805-1875), autor de cuentos imperecederos como El patito feo, La reina de las nieves o La sirenita y considerado uno de los grandes nombres del siglo de oro de la literatura infantil, cada 2 de abril se conmemora el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil. Como no podía ser de otra forma, en Mamas & Papas nos sumamos a la efeméride recopilando diez títulos imprescindibles de reciente publicación que maravillarán a niños y niñas desde los 4 hasta los 99 años (por lo menos).

1. ¡Silencio! (Pípala) +4: Las reconocibles ilustraciones de Magali Le Huche (autora entre otras de las colecciones Paco y la música y Súper Caribú) son lo primero que llama poderosamente la atención en ¡Silencio!, un álbum escrito por la autora francesa de literatura infantil Céline Claire que nos presenta al señor Martín, un hombre que disfruta como nadie del silencio y que cada dos por tres se ve obligado a asomarse a la ventana de su casa para pedir precisamente eso, ¡Silencio!, a sus ruidosos vecinos. Harto de tanta algarabía, el señor Martín acude a una ferretería en busca de un remedio mágico para evitar que el ruido se cuele en su casa y trastoque su tranquila rutina de café, lectura de periódico y siesta. Tan mágico es el remedio, sin embargo, que pronto el señor Martín se verá aislado del mundo exterior y añorando toda esa concatenación de ruidos que es la vida. Un simpático álbum para vislumbrar la delgada línea que separa la más absoluta de las soledades de la siempre humana necesidad de estar solo y disfrutar de un bien preciado como el silencio.

2. Un cerezo (Flamboyant) +4: “A mi madre, que ya es un planeta”, puede leerse en la dedicatoria con la que el reconocido y premiado escritor Alejandro Palomas abre el que es su debut en el mundo del álbum ilustrado: Un cerezo. Y en un planeta coronado por un inmenso y bellísimo cerezo, precisamente, acaba convertida Gea, la protagonista de este cuento que bebe de clásicos como El principito y que mediante un estilo poético y abierto a múltiples lecturas y significados esboza un precioso retrato de la amistad -la que une a Gea con Yuki- a la vez que, a través de potentes y simbólicas metáforas (reforzadas por las ilustraciones de Albert Arrayás) abre la puerta a conversaciones profundas y filosóficas sobre la muerte y el duelo.

3. Akita y los grizzlies (Nórdica) +6: Los pequeños y las pequeñas lectoras que ya empiezan a leer en solitario en letra minúscula encontrarán en Akita y los grizzlies una protagonista con la que sentirse muy identificados; una niña esquimal, Akita, dada a perder los nervios y a mostrarlo en forma de gritos capaces de romper cristales y fracturar el hielo del paisaje blanco y helado en el que vive con sus padres y un hermano mayor que no desaprovecha la ocasión de pincharla para sacar al oso salvaje que lleva dentro. Pero hoy Akita cumple siete años y no puede permitirse una rabieta que lo estropee todo, así que sus padres deciden llevarla con una vieja y sabia anciana que la ayudará a encontrarse con su oso interior. Los textos de la novelista francesa Caroline Solé (traducidos por Delfín G. Marcos) y las evocadoras ilustraciones de Gaya Wisniewski dan forma a esta historia repleta de metáforas sobre cuán importante puede llegar a ser durante la infancia -y durante toda la vida- que alguien nos ayude a gestionar las emociones antes de que éstas nos desborden.

4. Los post-its del señor Noestoy (La Galera) +8: ¿Puede una novela infantil ser a su vez una reivindicación de los trabajadores autónomos, de aquellos que trabajan solos en casa y de todos esos profesionales (correctores, traductores, etc.) que se esconden detrás de los libros que leemos? ¿Y puede ser a su vez esa novela una reivindicación de las relaciones de proximidad y de sostén mutuo que se dan entre vecinos? La respuesta es sí. Y la prueba la encontramos en Los post-its del señor Noestoy, una historia extraordinariamente narrada y conducida por Tina Vallès (además de reconocida escritora, editora, traductora, correctora y autónoma, por supuesto) e ilustrada por Christian Inaraja que nos adentra en la afectuosa relación que inician a través de mensajes escritos en post-its, Clàudia, una niña de ocho años, y su nuevo vecino, Jacint, un hombre retraído, solitario y triste al que la pequeña Clàudia, casi sin pretenderlo, empezará a cambiar la vida. Una historia entrañable, repleta de personajes a los que es imposible no coger cariño, que desde la sencillez y el costumbrismo aborda temas complejos como la salud mental o el estrés laboral. Tras el éxito de la edición en catalán, que conquistó el Premi Folch i Torres 2020, la Galera publica ahora su edición en castellano.

5. El último oso (Duomo) +10: En pleno apogeo de literatura infantil con el cambio climático como telón de fondo y niñas como heroicas protagonistas, El último oso corría el riesgo de caer en el cliché y sumarse al sinfín de novedades que no tienen nada más que aportar que el sumarse a una tendencia a través de la conjunción de dos o tres lugares comunes. Lejos de ello, Hannah Gold da forma a una larga y preciosa novela de aventuras con dos protagonistas inolvidables, April y un oso polar que vive solo en una isla del ártico a la que envían al padre de April a trabajar. La pérdida y el recuerdo de la madre ausente, la difícil relación padre-hija, los espectaculares e inabarcables paisajes del ártico y la emergencia climática convergen en un relato tan emotivo como adictivo -traducido por Marcelo E. Mazzanti- que es un ejemplo de cómo la idea de cambiar el mundo empieza en cada uno de nosotros, ya sea a través de pequeños gestos individuales -como reciclar correctamente- o de grandiosas y épicas aventuras como la que vive April para conseguir devolver a Oso con su familia.

6. Los misterios de Justina Jones (Maeva) +10: Todos los giros clásicos de las novelas de detectives y de los relatos middle grade de colegios e institutos (en este caso un internado) se dan cita en la primera entrega de Los misterios de Justina Jones: secretos en el internado, la saga de la escritora británica Elly Griffiths llamada a marcar a una generación de pequeñas y pequeños lectores. Justina, que acaba de perder a su madre, una reputada escritora de novelas de detectives, es la intrépida protagonista de esta historia absorbente que transcurre en un aislado y tétrico internado en el que se suceden las muertes misteriosas y los personajes siniestros y sospechosos. Con mucho de inconsciencia, el apoyo de su mejor amiga, Stella, y un poco de lo que aprendió leyendo a su madre y escuchando a su padre, un reconocido abogado criminalista, Justina intentará resolver el misterio que se esconde tras las en apariencia accidentales muertes que trastocan la tranquilidad de las alumnas de Highbury House.

7. Cómo robé la manzana más grande del mundo (Bambú) +12: Con la pandemia desatada por la COVID-19 muy presente, Fernando Lalana retrocede en Cómo robé la manzana más grande del mundo hasta 1967, año marcado por una epidemia ficticia que, inevitablemente, nos suena mucho a la actual. Afectada por el virus y con la esperanza de que se recupere bien tras pasar varias semanas ingresada, los padres de Ofelia deciden mandar a su hija adolescente al pequeño pueblo de Congedo, donde vive su abuela Maravillas. Allí, rodeada de personajes caricaturescos y excesivos que parecen sacados de una versión aragonesa de Fue la mano de Dios de Sorrentino, la joven se verá envuelta en una adictiva aventura salpicada de mucho humor -del bueno, del de reírse a carcajadas- para salvar el valle en el que se ubica el pueblo -lastrado por una extraña afección que arruina cosechas y debilita a toda la flora local- y la vida de su querida e irreverente abuela. Una novela para recomendar mil y una veces.

8. Por lo que más quieras (Molino) +12: La ilustradora Nora Dåsnes conquistó en 2020 el premio del Ministerio de Cultura de Noruega al mejor cómic por su novela gráfica, Por lo que más quieras, un debut colorido y brillante, a medio camino entre el diario y la novela gráfica, que narra el cambio brutal que se produce en la vida de la protagonista, Tuva, cuando vuelve al colegio tras las vacaciones de verano. De repente hay amigas que parecen haber madurado repentinamente y estar preocupadas por aspectos (la apariencia física, el amor, etc.) que hasta ahora les eran totalmente ajenos; mientras que otras siguen ancladas en la infancia, jugando a construir cabañas y hacer batallas con ramas de árboles. A mitad de camino de uno y otro mundo se encuentra Tuva, desubicada y perdida. Más aún tras la llegada de una nueva alumna, Mariam, en la que no puede dejar de pensar. ¿Será eso el amor? Por lo que más quieras es un título sobre la amistad y sus recovecos, sobre los primeros amores, una especie de refugio literario para todas esas y esos preadolescentes que, como Tuva, se encuentran repentinamente extraviadas en ese no siempre fácil tránsito entre la infancia y la adolescencia.

9. Una balada del mar del norte (Edebé) +14: Es un escenario de posguerra casi distópico (o no tanto), un joven anda en búsqueda de su identidad, de todos los recuerdos que quién sabe cómo (un traumatismo craneoencefálico, un shock por una experiencia vivida, la necesidad humana de olvidar…) ha perdido. A su vez, otra chica, que compartió con él campo de refugiados, anda en su búsqueda, infatigable. A partir de estas dos historias que se cruzan, Raimon Portell crea en Una balada del mar del norte un retrato del sinsentido de la guerra, de cómo determinados comportamientos autoritarios y racistas -tan a la orden del día, por cierto- gangrenan a una sociedad. En poco más de 100 páginas, con un lenguaje contenido, personajes y escenarios muy creíbles y capítulos cortos en los que los silencios son casi más importantes que los diálogos, Portell da forma a una novela de esas que obligan constantemente a querer leer un capítulo más, como si cada uno de los lectores tuviese la misma necesidad que el protagonista de recuperar su identidad. Además, en una interesantísima y trabajadísima apuesta, el autor permite leer la novela por dos caminos distintos: siguiendo el orden habitual de cualquier libro o guiándose por los números de los capítulos, que no siguen un orden lógico en su distribución a lo largo del libro.

10. Ceniza: historia de una niña y de su monstruo (Blackie Books) +14: Durante más de 15 años se estuvo gestando en la mente del escritor canadiense Jonathan Auxier la narración que cobra vida en Ceniza: historia de una niña y de su monstruo, una novela larga y para todas las edades (como solo lo es la buena literatura) -traducida por Gemma Rovira- que contaba con todos los ingredientes para lograr el éxito internacional que finalmente ha alcanzado: un escenario y unos personajes absolutamente dickensianos (el Londres de 1870 y unos niños huérfanos y olvidados de quienes se aprovechan hombres sin escrúpulos para hacerles jugarse la vida limpiando chimeneas); un personaje central -el deshollinador-, que sobrevuela toda la novela aunque sus apariciones sean esporádicas, que recuerda inevitablemente al de Guido Orefice (Roberto Benigni) en La vida es bella; una niña carismática y valiente -Nan- y sus fieles amigos -Tom a la cabeza-, un ser mitológico hecho de ceniza, malos de película y un sinfín de aventuras que cambiarán la vida de los niños trepadores a partir de una máxima indiscutible sobre la que se sustentan el amor y la amistad: «cuando salvamos a los demás, nos salvamos a nosotros mismos». Una lectura maravillosa. Una novela para regalar mil y una veces.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter quincenal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS