Las calles de Estados Unidos dan la bienvenida a Biden y Harris

Miles de ciudadanos celebran de costa a costa el triunfo de los demócratas: “Estaba desesperado, fue un proceso tan largo...”

Un grupo partidarios de Biden festeja la victoria del candidato demócrata en la plaza Black Lives Matter Plaza, en Washington. En vídeo, las celebraciones en todo el país.Vídeo: AP | VIDEO: EPV


Washington llevaba una semana muda. Las oficinas y los locales comerciales se escondían detrás de las planchas de madera para protegerse de posibles disturbios y las pesadas nubes grises tenían a la ciudadanía guardada en sus casas. Pero hacia el mediodía de este sábado llegó la noticia que le cambió el rostro a la capital estadounidense en cuestión de minutos: Joe Biden, el candidato por el que más del 90% de los electores de la ciudad había votado, era electo presidente de Estados Unidos. Hasta el sol se abrió paso y miles de personas se arrojaron a las calles ignorando las recomendaciones en medio de la pandemia para celebrar tras días conteniendo la respiración. “Estás despedido”, le gritaban los jóvenes a Donald Trump en una ambiente de jolgorio absoluto fuera de la Casa Blanca. Sin embargo, la última imagen que circulaba del presidente estadounidense era en su club de golf de Virginia.

Más información
El presidente de EE UU en 2009, Barack Obama, seguido de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el vicepresidente, Joe Biden, acceden a la Casa Blanca, en 2009.
Fotogalería: Joe Biden, de joven senador a presidente de Estados Unidos
Un taxista levanta el puño mientras seguidores de Baiden y Harris celebran la victoria demócrata en Nueva York.
Fotogalería: El triunfo de Joe Biden

Los coches con la música a tope, las bocinas, banderas de EE UU y LGTBI, la gente bailando con camisetas con la frase “La vida de los negros importa” y otros simplemente gritando de la emoción con mascarillas de Kamala Harris cuando niña. Marihuana y champaña a las afueras de una Casa Blanca blindada. Así es el escenario improvisado que la ciudad ha montado para celebrar el triunfo de Biden y quizá, con aún más alegría, la derrota de Trump. Muchos de ellos tenían la sensación el pasado martes que no llevaban una hora haciendo la fila para votar, sino cuatro años.

Una multitud sigue en la plaza de Times Square en Nueva York la transmisión en vivo del discurso de Joe Biden.
Una multitud sigue en la plaza de Times Square en Nueva York la transmisión en vivo del discurso de Joe Biden.ANDREW KELLY (Reuters)

Hace pocos meses, las mismas calles habían sido testigo de multitudinarias manifestaciones y escenas de violencia en medio de las protestas contra el abuso de la policía. Ahora sentían que sus gritos se habían escuchado. Candy, afroamericana de 38 años, se enorgullece de estar viva para ver cómo la primera mujer negra se hace con la vicepresidencia del país. “Es un momento histórico. Sabía que iba a ocurrir, pero estoy en shock de que Georgia y Arizona hayan votado demócrata”. Aunque hace 24 grados y apenas hay espacio para respirar en la plaza Black Lives Matter, Candy no se quita su jersey de la Universidad de Howard. Ahí estudió ella y ahí también estudió la futura vicepresidenta de Estados Unidos.

Si bien Washington estuvo enmudecida durante la noche electoral, la plaza frente a la Casa Blanca, corazón de las protestas raciales, fue un oasis festivo en la ciudad hasta la medianoche. Desde entonces, con Trump encabezando varios Estados, no quedaron casi optimistas en las calles. Los días siguientes todo fue esperar frente a las televisiones el anuncio. “Estaba desesperado, fue un proceso tan largo…”, comenta Winfield Siberg, de 28 años. “Hace años que no sentía una alegría tan profunda”.

Una multitud celebra la victoria de Biden frente a la Casa Blanca, en Washington.
Una multitud celebra la victoria de Biden frente a la Casa Blanca, en Washington.Eric BARADAT (AFP)

La fiesta de los demócratas brotaban de costa a costa, pasando por Los Ángeles, Detroit y Nueva York. Decenas de personas se congregaron al lado de la Torre de la Libertad, en el centro de Miami, un edificio simbólico por haber recibido a las primeras olas del exilio cubano, para celebrar la victoria de Biden y Harris. Tocando cazuelas y con banderas con el nombre del presidente electo, bailaron a ritmo de canciones latinas como To’lo malo echa pa’lla o Pa’fuera, pa’la calle, bien escogidas para despedir al que consideran que ha sido un presidente que ha dividido al país y ha generado miedo en las comunidades latinas que son mayoría en esta ciudad.

“Como cubanoamericana, como migrante, como mujer, estos cuatro años han sido muy difíciles y no hay nada más simbólico que estar aquí, en la Torre de la Libertad, donde tantos inmigrantes han venido, a celebrar la democracia”, dice Daniela Ferrera, miembro del grupo Cubanos con Biden, mientras en la carretera de Biscayne Bay, pasaban los coches tocando la bocina. Para ella, el exvicepresidente será capaz de volver a unir un país dividido. Pese a que Trump ganó Florida, en parte gracias al aumento del apoyo en la numerosa comunidad cubanoamericana del Estado, agitar el fantasma del socialismo no le ha funcionado entre muchos latinos de la ciudad que hoy celebran que Biden sea el presidente electo.

Suscríbase aquí a la newsletter sobre las elecciones en Estados Unidos

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS