_
_
_
_

Detenidas en Polonia nueve personas acusadas de sabotaje en nombre de Rusia

El primer ministro, Donald Tusk, asegura que los arrestados, de nacionalidades polaca, ucrania y bielorrusa, supuestamente llevaban a cabo “palizas e incendios”

Donald Tusk
El primer ministro polaco, Donald Tusk, habla durante la ceremonia de nombramiento de nuevos ministros en el Palacio Presidencial de Varsovia, el pasado 13 de mayo.Leszek Szymanski (EFE)

La policía de Polonia ha detenido a nueve personas en relación con actos de sabotaje cometidos en el país por orden de los servicios de inteligencia rusos, según aseguró el lunes el primer ministro, Donald Tusk. Los detenidos son de nacionalidad polaca, ucrania y bielorrusa. Varsovia afirma que la posición del país como centro de suministros a Ucrania lo ha convertido en un objetivo clave para los servicios de inteligencia rusos, y acusa a Moscú de intentar desestabilizar el país.

”Actualmente, tenemos nueve sospechosos detenidos y acusados de participar en actos de sabotaje en Polonia directamente en nombre de los servicios rusos”, dijo Tusk a la cadena privada TVN24. Añadió que entre las acciones llevadas a cabo o planeadas por este grupo estaban “palizas e incendios” y apuntó la posibilidad de que los detenidos pudieran haber sido contratados por “círculos criminales”.

“La influencia de los agentes rusos y del Kremlin en lo que ocurre en Polonia en varios niveles del Gobierno y la Administración requiere una investigación”, señaló. Además, este martes ha presentado la creación de una comisión para investigar la influencia rusa y bielorrusa en la seguridad interna de Polonia.

Hace unos 10 días, se registró en Polonia una serie de incendios en varios puntos del país sobre los que se sospecha que fueron intencionados. Uno de esos fuegos, que, según una investigación, tuvo ocho focos simultáneos, arrasó un centro comercial en la capital polaca. Tusk explicó que los planes de los nueve acusados supuestamente “afectaban a varios países, sobre todo a Lituania, Letonia y Polonia”, y que la información que llevó a las detenciones provino de Suecia.

El Gobierno polaco anunció a principios de mes que Polonia destinaría unos 25 millones de euros adicionales a sus servicios de inteligencia debido a la creciente amenaza de espionaje, interferencias informativas e intentos de sabotaje supuestamente amparados por Moscú.

En abril, dos personas de nacionalidad polaca fueron detenidas bajo la sospecha de haber atacado a Leonid Volkov, un colaborador del fallecido líder de la oposición rusa Alexéi Navalni que vive exiliado en Polonia. Tusk dijo entonces que Polonia también había detenido a un ciudadano bielorruso que trabajaba para Rusia y que era sospechoso de ordenar el atentado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Otro ciudadano polaco fue detenido en Polonia en abril, acusado de tener planes para cooperar con los servicios de inteligencia rusos en la preparación de un posible atentado contra el presidente ucranio, Volodímir Zelenski. El Kremlin declinó hacer comentarios sobre el caso en ese momento. Los medios de comunicación también han informado de la detención de un polaco sospechoso de amenazar al economista y activista ruso exiliado Maxim Mironov.

Hace pocos días, el Gobierno de Tusk informó de que se han desarticulado “decenas” de amenazas dirigidas contra el jefe del Ejecutivo polaco, desde intentos de acoso hasta “ataques físicos”. “En países como Alemania, Austria o Estonia, han tenido lugar recientemente detenciones de personas implicadas en actos de espionaje a favor de Rusia”, indicó.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_