_
_
_
_
_

Liberado en Venezuela el estudiante John Álvarez, condenado a 16 años de prisión

Familiares y abogados defensores denuncian que el activista fue torturado en la cárcel. Deberá presentarse cada 15 días ante un tribunal

El estudiante universitario John Álvarez es recibido por sus familiares tras su liberación.
El estudiante universitario John Álvarez es recibido por sus familiares tras su liberación.Rayner Peña R. (EFE)

John Álvarez, estudiante de antropología de la Universidad Central de Venezuela, preso y sentenciado hace cuatro meses bajo acusaciones de conspiración y terrorismo, fue liberado el sábado en el contexto del intercambio de prisioneros entre Estados Unidos y Venezuela que hizo posible, también, la salida de Alex Saab, empresario cercano a Nicolás Maduro.

Álvarez, de 24 años, que milita como secretario juvenil del partido Bandera Roja -de extrema izquierda, tenaz opositor al chavismo-, tendrá medidas cautelares y deberá presentarse cada quince días ante un tribunal. El activista había sido condenado a 16 años de prisión.

La liberación de Álvarez se concretó no sin cierta ansiedad y dramatismo este fin de semana, puesto que su salida del Centro de Control y Resguardo de Detenidos de La Yaguara, en Caracas no se hizo efectiva cuando se anunció el canje de prisioneros. Sus padres habían declarado entonces, muy ansiosos a la prensa, exigiendo orientación a las autoridades por no tener noticias del paradero de su hijo.

El joven fue arrestado mientras pegaba afiches en la avenida Bolívar, en el centro de Caracas, y casi de inmediato fue sometido a severos interrogatorios por sus presuntas conexiones y actividades políticas. El trato dado a Álvarez por la policía generó alarma entre abogados y activistas de derechos humanos, quienes denunciaron que este fue golpeado, agredido, y obligado a grabar un video en el cual asumía su responsabilidad en gestiones conspirativas y subversivas.

Semanas después, tanto los abogados defensores como los familiares de Álvarez denunciaron que este había recibido tratos vejatorios y torturas, descargas eléctricas y golpes con objetos contundentes.

Joel García, uno de sus abogados, había denunciado que los profesionales de la Medicatura Forense habían maquillado y encubierto en lo posible las torturas a Álvarez, que le habría producido lesiones renales y afectado la visión del ojo izquierdo.

La detencion de Álvarez fue ejecutada poco después de que varios dirigentes sindicales que exigían mejoras salariales y cuestionaban la conducta del Gobierno de Nicolás Maduro fueran acusados también de terrorismo. Junto a Álvarez, estos activistas fueron sentenciados a 16 años de cárcel. También ellos han sido liberados.

El dirigente estudiantil fue recibido por sus familiares, amigos y allegados, incluyendo al rector de la Universidad Central de Venezuela, Víctor Rago, quién de manera reiterada solicitó su liberación, “por ser una medida arbitraria y no tener ninguna justificación”.

Rago, que se involucró personalmente en esta causa, afirmó que la liberación del estudiante es una consecuencia del diálogo político, que es necesario mantener y cultivar. “Es lo fundamental, la posibilidad de que los interlocutores se sienten a conversar y alcancen acuerdos razonables; contra los que sostienen que no hay que buscar la interlocución. John salió porque las personas a las que lo vincularon están libres, eso debía ocurrir desde la lógica jurídica”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_